Te vemos cada día

En reflexión dedicada al Comandante Ernesto Guevara escribe Fidel que él: “Combate con nosotros y por nosotros”.

En esas líneas evoca con sentidas palabras al guerrillero sin fronteras ni dogmas:

“Hago un alto en el combate diario –enfatiza– para inclinar mi frente, con respeto y gratitud, ante el combatiente excepcional… Por el ejemplo que nos legó con su Columna Invasora, que atravesó los terrenos pantanosos al sur de las antiguas provincias de Oriente y Camagüey perseguido por fuerzas enemigas, libertador de la ciudad de Santa Clara, creador del trabajo voluntario, cumplidor de honrosas misiones políticas en el exterior, mensajero del internacionalismo militante en el… Congo y en Bolivia, sembrador de conciencias en nuestra América y en el mundo”.

Como no conoce la muerte el Che anda aún en las faenas de trabajo voluntario, se suma con los estudiantes en sus jornadas por la Patria nueva, se burla de quienes quisieron esconderlo, marcha con la Humanidad que batalla por su supervivencia, por un mundo mejor, y alerta con palabras de pueblo que en el imperialismo no se podía confiar ni un tantico así….

Vive entre los jóvenes, a quienes calificó arcilla fundamental de nuestra obra, pero anda como uno más en el júbilo de las tareas cotidianas, siempre alentando a la creatividad y al compromiso incondicional con el futuro.

Está con los trabajadores en el perfeccionamiento de su modelo económico, en cuyo empeño advierte hoy con más fuerza que los mecanismos económicos solos jamás conquistan justicia plena, y recuerda lo insustituible de la conciencia, de los valores espirituales y lo inservible de las armas melladas del capitalismo decadente.

Che sigue con su destacamento de refuerzo acompañando a los cubanos y otros pueblos en las batallas más difíciles, pero también conduciendo a la segura victoria –o ¡hasta la Victoria siempre!– que marca este nuevo tiempo que él abrió en lucha sin miedos, sin dogmas ni fronteras.

Por eso te vemos cada día.

Ya lo dijo el poeta Nicolás Guillén, quien en sus versos Che Comandante expresa:

“Cuba te sabe de memoria. Rostro/ de barbas que clarean. Y marfil/ y aceituna en la piel de santo joven./ Firme la voz que ordena sin mandar,/ que manda compañera, ordena amiga,/ tierna y dura de jefe camarada./ Te vemos cada día ministro,/ cada día soldado, cada día/ gente llana y difícil/ cada día./ Y puro como un niño/ o como un hombre puro,/ Che Comandante,/ amigo”.

50 Aniversario de la caída del Che Isla de la Juventud
Diego Rodríguez Molina
Diego Rodríguez Molina

Licenciado en Periodismo en la Universidad de La Habana. Tiene más de 40 años en la profesión

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *