¿Te unes contra la contaminación?

En esa lucha por el saneamiento ambiental la Isla de la Juventud acopia desechos reciclables plásticos y les devuelven vida útil en máquinas que aquí fabrican tuberías, mangueras y otros medios demandados en la edificación de viviendas y otras inversiones del desarrollo

Foto: Gerardo Mayet Cruz

El planeta cada día clama por auxilio y ante esa realidad nadie debe quedar ajeno. Precisamente hace unos días nuestro país se encontraba bajo el asedio de los mayores acumulados de lluvia en cerca de 30 años luego de haber atravesado un periodo de sequía casi extrema y el responsable no es otro que el cambio climático.

Lo que para muchos solo consiste en un tópico del que no se para de hablar en los medios, es hoy, sin dudas, uno de los principales problemas medio ambientales a los que nos enfrentamos.

Erosión de suelos, pérdida de ecosistemas, migraciones, no hay un límite de daños para este proceso que cada día se hace más notable de ahí que las celebraciones por el cinco de junio en todo el mundo cobren cada vez mayor importancia.

No es misión de solo un día, pero al menos durante esa jornada a nivel internacional no hay nada tan importante como hacer que todos se apropien de la naturaleza circundante y la protejan más.

Enfocados este año en la reducción urgente de la producción y el uso excesivo de plásticos desechables, bajo el lema “Un planeta #SinContaminación por plásticos”, gobiernos, industrias, comunidades y personas están llamados a hacer más por coexistir en armonía con la naturaleza.

Y qué mejor manera de motivarlos que señalando nuestros errores. Según ONU Medio Ambiente de manera anual, el mundo usa 500 mil millones de bolsas de plástico y al menos 8 millones de toneladas de este material terminan en los océanos -el equivalente a la descarga de un camión de basura por minuto- por lo que dentro de 30 años habían más plásticos que peces en el mar y por si ello no bastara, en la última década se produjo más plástico que en todo el siglo pasado, siendo el 50 por ciento desechable.

Lo cierto es que cuando se quiere se puede, sino que lo diga la India, que aun cuando tiene una elevadísima densidad poblacional, alcanza una de las tasas de reciclaje más altas del mundo, emergiendo como líder en este sector y mereciendo por ello la sede para las celebraciones por el Día Mundial del Medio Ambiente.

En Cuba, aunque queda por hacer en este sentido, también se disponen todos los recursos para lograr una buena educación ambiental y sobre todo acciones concretas que favorezcan la recuperación del planeta, como está contenido en el Plan de Estado que es la Tarea Vida.

Con respecto al reciclaje del plástico, no solo se destaca su necesidad desde el punto de vida ecológico, sino también desde la perspectiva económica pues la nueva política puesta en práctica por el Estado Cubano crea las bases para que la recuperación de estos residuos ayude al desarrollo sostenible de nuestro país a través del fomento de empleos y la sustitución de importaciones.

En ese sentido los pineros acopian desechos reciclables que tienen como base el polietileno y les devuelven vida útil en máquinas que aquí fabrican tuberías, mangueras y otros medios demandados en la edificación de viviendas y otras inversiones del desarrollo, además de favorecer el saneamiento medioambiental.

Queda claro entonces que nuestra misión es reducir la emisión de desechos y reciclar, única vía posible para perpetuar la existencia.

Seamos agentes activos del cambio, devolverle a la Tierra su verdor no es cosa fácil, pero es nuestra responsabilidad y con esta meta cada pequeña obra individual se convertirá en millones cada día.

Ecoisla Otras de la Isla de la Juventud
Yenisé Pérez Ramírez
Yenisé Pérez Ramírez

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *