TANIA, la flor de la guerrilla

tania-cuba-16Hace 45 años, el 31 de agosto de 1967, en un lejano lugar de la selva boliviana perdió la vida Haydée Tamara Bunke Bider, Tania la Guerrillera, la única mujer de la guerrilla del Che en Bolivia. No había cumplido 30 años y ya era una veterana en la lucha revolucionaria.

tania51

Foto: Tomada de Internet

Hace 45 años, el 31 de agosto de 1967, en un lejano lugar de la selva boliviana perdió la vida Haydée Tamara Bunke Bider, Tania la Guerrillera, la única mujer de la guerrilla del Che en Bolivia. No había cumplido 30 años y ya era una veterana en la lucha revolucionaria.

Su vida fue toda una leyenda y muchos de los que conocieron de sus acciones les parecieron increíble que tras aquella joven alegre, refinada y miembro de la clase más adinerada del país sudamericano, fuera una guerrillera, capaz de organizar la llegada de un grupo armado, coordinar acciones y jugarse la vida cada día.

Había nacido en Buenos Aires, Argentina el 19 de noviembre de 1937, hija de padre alemán y madre polaca, ambos comunistas, descendientes de judíos y maestros de profesión, quienes tuvieron que refugiarse en ese país en 1935 huyendo de la persecución nazi.

En 1960 conoció al Che, quien viajó a la República Democrática Alemana al frente de una delegación comercial de la que Tamara y su madre eran traductoras. Ambos argentinos, ambos de ninguna parte, el Che y Tamara tenían muchos lazos en común y, desde entonces, se creó un circuito de simpatía entre ellos. Tamara decide establecerse en Cuba y contribuir con la defensa de la primera revolución socialista latinoamericana.

El 12 de mayo de 1961 llega a la isla invitada por el Ballet Nacional de Cuba de la mano de su directora, Alicia Alonso. Estudia periodismo en la Universidad de La Habana; como hablaba francés, inglés, alemán, español y un poco de italiano, trabaja en el Ministerio de Educación, el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos y en la dirección nacional de la Federación de Mujeres Cubanas. Se hizo miliciana del batallón de los Comités de Defensa de la Revolución y también colaboró en trabajos voluntarios.

tania-cuba-16

En 1963 comenzó un riguroso entrenamiento operativo para el trabajo de inteligencia, que le capacita para cumplir complicadas y arriesgadas misiones.

A fines de marzo de aquel año el Che la recibe en su oficina del Ministerio de Industria para informarle de los detalles del plan y su misión clandestina en Bolivia.

El nueve de abril de 1964 utilizando un pasaporte con el nombre de Haydée Bider González partió rumbo a Europa occidental.

El cinco de agosto de ese año llegó a Frankfort en la República Federal de Alemania, allí adoptó la personalidad de Laura Gutiérrez Bauer, de nacionalidad argentina, con la que trabajaría clandestinamente en Bolivia.

En los primeros días de octubre de 1964, partió para Bolivia convertida en una etnóloga especializada en arqueología y antropología.

tamara_bunke_tania_11

Estudió el arte folclórico con rigor científico. Montó la primera exposición de trajes típicos de Bolivia. Recorrió el altiplano boliviano, con el propósito de reunir canciones autóctonas.

El 20 de enero de 1965 había logrado su radicación definitiva y entablar relaciones con importantes personalidades gubernamentales: altos jefes militares, como el general Ovando, diplomáticos acreditados en La Paz, artistas, investigadores, periodistas, dirigentes políticos reaccionarios y oligarcas.

Contrajo matrimonio con Mario Martínez, estudiante de Ingeniería Eléctrica e hijo de un importante ingeniero de minas. De esa forma obtuvo la ciudadanía y el pasaporte boliviano.

tamara_bunke_tania_07En abril de 1966 Tania salió de Bolivia y sostuvo varias entrevistas clandestinas en México con Ariel, su nuevo enlace. Este le comunicó que le había sido concedida la militancia del Partido Comunista de Cuba y que en La Paz contactaría con un compañero que, al igual que ella, estaba radicado en esa ciudad y bajo cuyas órdenes debía ponerse.

El diez de julio de 1966 Tania inició los preparativos para la llegada de los guerrilleros: alquiló casas de seguridad que pudieran servir de almacenes y preparó recipientes para el envío de mensajes cifrados.

En diciembre de 1966 Tania conduce a Mario Monje, secretario general del Partido Comunista de Bolivia, (traidor) al campamento guerrillero, donde los esperaba el Che. El Che habló primero con ella y le dio la orden de viajar a Argentina.

El Che la había ordenado no regresar a Camiri porque corría el riesgo de ser localizada. Sin embargo, en marzo, una vez sorteados todos los obstáculos y cumplida su misión en Argentina, Tania regresa. Fue un error. Su tercer viaje a la base guerrillera fue también el último.

Mientras la esperaban, desertan Vicente Rocabado Terrazas y Pastor Barrera Quintana, quienes informan al ejército boliviano, a sus servicios de inteligencia y a los oficiales de la CIA, de la presencia de Tania en el campamento guerrillero. A partir de entonces se incorpora a la lucha armada. El Che la destina a la columna de la retaguardia, dirigida por el cubano Juan Vitalio Acuña Núñez (Joaquín).

A finales de agosto, la retaguardia llega a la casa del traidor Honorato Rojas, un campesino de la región. Rojas les dijo que los guiaría por un atajo hacia el Vado de Yeso, pero los denunció a los militares que les tendieron una emboscada.

El 31 de agosto, a la hora convenida, los guerrilleros se encontraron con el campesino, quien les guió un trecho y les indicó el Vado.

Los soldados esperaban agazapados en ambas márgenes del río. Tania fue la penúltima en sumergirse en la rápida corriente del Río Grande, justo delante de Joaquín que cubría las espaldas de sus compañeros. El agua casi le llegaba hasta la cadera cuando se escucharon las primeras ráfagas. Intentó agarrar su fusil pero una bala le atravesó el pulmón. La corriente la arrastró tendiéndola luego sobre un remanso. Los soldados no encontraron su cadáver hasta siete días después. Aún no había cumplido 30 años. Desde entonces, cada 31 de agosto, manos desconocidas llenan de flores aquel lugar donde se encontró su cuerpo. De este modo la guerrillera Tania, la flor silvestre de Río Grande, convertida ya en leyenda, revive el grito de libertad que recorre América Latina.

tamara_bunke_restos_12

Sus restos, identificados y trasladados a Cuba en 1998, reposan en un mausoleo en Santa Clara, junto a los del Che y demás guerrilleros inolvidables.

 

 

Comparte esta noticia:

{loadposition botonessociales}

 

{loadposition tabfinal}