Sube, sube la demanda

Resulta difícil hablar de ahorro en los meses de verano, sobre todo, julio y agosto, cuando en verdad una quisiera estar las 24 horas del día dentro del refrigerador o en una palangana echándose agua todo el tiempo debido al sofocante y casi irritable calor.

Sin embargo, aunque las gotas de sudor corran por nuestro cuerpo, nos moleste salir a la calle y hasta la ropa más ligera nos incomode, este tema resulta impostergable porque desde el Despacho de Carga de la Empresa Eléctrica llegan señales preocupantes en cuanto a la generación.

Tanto es así que en julio el Municipio cerró el plan asignado con un sobregiro de más de 700 MW/h y la máxima demanda (carga máxima que se suministra a un circuito eléctrico durante un período determinado de tiempo) por vez primera sobrepasó los 20,00 MW, de ahí que para garantizar el vital servicio se haya acudido al empleo no solo de fuel oil sino también de diesel, mucho más caro en el mercado internacional.

Para nadie es un secreto la situación del país para la adquisición de combustible y aunque algunos no crean en los efectos nefastos del bloqueo, debo decirles que este engendro tiene unos tentáculos demasiado largos e inhumanos, capaz de obstaculizar cualquier rama de la vida económica o social de la nación.

No es matraca ni un poquito más de lo mismo, es una realidad y a la vez un absurdo que Estados Unidos sancione a embarcaciones y compañías participantes en el transporte de combustible entre Cuba y Venezuela, actividad legal y amparada en acuerdos comerciales entre ambos países, por solo citar un ejemplo.

Miguel Díaz-Canel Bermúdez @DiazCanelB
#EEUU sancionó este viernes a embarcaciones y compañías que participan en el transporte de combustible entre #Cuba y #Venezuela, una actividad legal y amparada por acuerdos comerciales. Estas medidas son un acto de extraterritorialidad, injerencia y de soberbia imperial 🇨🇺🇻🇪

De ahí que el Estado Cubano haya adoptado medidas para enfrentar tal situación, pero a pesar de ello y las orientadas por el Consejo Energético y la Oficina Nacional de Uso Racional de la Energía (Onure) en el territorio, el consumo sigue cuesta arriba, con mayor incidencia en el sector residencial.

Es verdad que en los meses de verano hay mayor permanencia de personas en los hogares y ello genera un superior uso de los equipos electrodomésticos, sobre todo de los refrigeradores, los equipos de clima y ventiladores, así como los televisores, máxime con los Juegos Panamericanos de Lima, pero, pero… si meditamos un poco podemos desde casa colaborar a disminuir el consumo.

Por ejemplo, de 11:00 a.m. a 1:00 p.m., y de 5:00 p.m. a 10:30 p.m., están considerados los horarios pico, en que se triplica el costo de generar energía eléctrica, por lo cual es recomendable cocinar, planchar, lavar… en otro momento, para aprovechar lo más posible la luz natural.

De igual manera les sugiero –además de involucrar a los niños– encender solo las luces necesarias, no usar el televisor como radio, no dejar los ventiladores encendidos cuando abandonamos los lugares, y los aires acondicionados pasarlos a la posición de ventilador si se siente frío.

Podrán parecer consejos insignificantes, pero son trampitas para disminuir el consumo que, a nivel de país, implica reducir la generación ineficiente y en el ámbito familiar menos exclamaciones y estrangulamiento al bolsillo cuando llega la tarifa eléctrica.

 

 

 

 

Isla de la Juventud Opinion
Karelia Álvarez Rosell
Karelia Álvarez Rosell

Licenciada en Defectología en la Universidad Carlos Manuel de Céspedes, Isla de la Juventud. Diplomada en Periodismo con más de 30 años en la profesión.

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *