Soy de los de Fidel

FOTO: Diego Rodríguez Molina

El reconocido artista de la plástica Antonio Lewis Belgrove ha sido protagonista de la génesis de la cerámica en la Isla de la Juventud y la inauguración de la Esbec 14 de Junio y el preuniversitario José Maceo Grajales.

Gestor de proyectos como el internacional Arte del fuego, Pineros somos y Con los pobres de la tierra, además de incansable impulsor de la preservación de la cerámica pinera desde la creación y el magisterio, considera trascendental en su vida el haber trabajado por 25 años con el precursor de la cerámica en el territorio Horacio de la Cruz Correa, de quien dijo: “Me inspiró a hacerme ceramista” y también el hecho de crear con la élite del arte cubano como Nelson Domínguez Cedeño, Alexis Leyva Machado, Alberto Lescay Merencio, Pedro Pablo Oliva y Zaida del Río.

Mas, este valioso hombre para la cultura local guarda “muchos momentos inolvidables, entre los que sobresale cumplir con un encargo hecho en persona por Fidel”.

FELIZ CON LOS ESTUDIANTES

Cortesía del entrevistado

Lewis conversó acerca de algunas de las visitas del Comandante en Jefe al Municipio. “Hacen exactamente 50 años que vino a inaugurar la primera secundaria básica en el campo, la Esbec 14 de Junio. Esperábamos que llegara por un lugar y lo hizo por otro. Nos reunimos en la plazoleta y dio allí su discurso de inauguración. Al final dijo: ‘Yo traigo un nombre, ¿hay una propuesta?’ Los estudiantes dijimos en masa: ‘Tenemos una propuesta’, y él expresó, ‘pero yo primero voy a decir la mía. Esta escuela se decidió inaugurarla el 14 de Junio, por lo tanto se va a llamar Antonio Maceo-Che porque los dos nacieron ese día’. Entonces respondimos: ‘No, queremos que se llame 14 de Junio’. Y pasó algo muy gracioso, nos situamos en línea a develar una tarja y cuando quita la tela esta decía: 14 de Junio; a lo que el Comandante acotó: ‘¡Pero si ya estaba…! ¿Por qué me sometieron a esta confrontación si lo habían decidido?’. Para mí aquello fue motivo de alegría porque ese día también es mi cumpleaños y es un privilegio que mi escuela llevara por nombre esa fecha, además, verlo de cerca fue muy grato para mí.

“Dice mucho de su valor humano el tener en cuenta los criterios de los alumnos. Por ejemplo, usábamos un uniforme carmelita y trajo seis propuestas. Al final nos quedamos con aquel bonito uniforme azul como el cielo porque era lo que queríamos los estudiantes”.

Tuve otros encuentros con él, quizá no tan directos, pero los considero privilegios igual. Cuando él visitaba el pre Maceo y había que montar una danza, ahí estaba yo; si había que participar en la banda, lo hacía, o una demostración del trabajo en el campo. Siempre estaba presente… e igual disfruté de verlo en el deporte.

A LA MISIÓN DE FIDEL EN GUYANA

“Más emocionante aún fue su visita a la fábrica de cerámica III Congreso. Nos dirigimos allí, donde él realizaba una visita junto al presidente de Guyana y pidió hablar con los ceramistas seleccionados, entre quienes me encontraba. Luego de estrechar la mano, preguntó si estábamos dispuestos a ir a Guyana a echar a andar una fábrica de cerámica desde el punto de vista artístico y productivo. Era imposible viéndole la cara, mirándole a sus ojos que parecen leerte el pensamiento, decirle ‘no estoy de acuerdo’.

“Para mí ha sido lo más grande haberle estrechado la mano y decirle, ‘sí, voy’. Ese momento no compite con nada de lo vivido. Partimos para allá. Era una fábrica ubicada en la capital Georgetown y que el gobierno guyanés había comprado a Inglaterra; los ingleses fueron con la materia prima a ponerla a funcionar y cuando se acabó estuvo cinco años parada, aun necesitándola el pueblo. En un año y ocho meses la pusimos a trabajar con materia prima autóctona. Fue un gran éxito.

“El presidente nos felicitó e imagino le haya dicho a Fidel que cumplimos. Todavía funciona porque dejamos la logística…

“Pienso que Fidel siempre tuvo la visión de llegarle a quienes iban a seguir sus ideales y me considero uno de esos privilegiados. No me alcanzarían las palabras para expresar lo que esa misión significó. Fue un gran hombre y cuando la vida te premia con conocer a una persona así, su partida te conmueve en lo más profundo. Considero que uno es o no es y yo soy de los de Fidel”.

Otros artículos del autor:

    None Found

El Pinero El Pinero 2021 Suplementos
Diego Rodríguez Molina
Diego Rodríguez Molina

Licenciado en Periodismo en la Universidad de La Habana. Tiene más de 40 años en la profesión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *