Sobregiros sí, pero de ahorro

En la industria se realizan reajustes de horario para que las producciones no interfieran en los horarios pico. Foto: Karelia Álvarez

Desde la entrada se siente el ajetreo de la industria. La Unidad Empresarial Cárnica Abel Santamaría no solo sacrifica cerdos, sus trabajadores andan inmersos en su proceso productivo, del cual salen elaboraciones para diversos destinos.

Este centro, perteneciente a la Empresa Productora de Alimentos, se encuentra entre las 26 entidades seleccionadas por la Oficina Nacional para el Control del Uso Racional de la Energía (Onure) como de mayor consumo de electricidad.

El pasado mes, según Roberto Martínez Domínguez, especialista principal en Control Energético de la Onure aquí, y quien me acompaña en el recorrido, el colectivo no tuvo sobregiros en el consumo; sin embargo, en algunas inspecciones sí detectaron cámaras de frío encendidas en el horario pico, al igual que presentaban dificultades con la entrega de las informaciones.

Las medidas allí adoptadas para enfrentar la actual contingencia energética por la cual atraviesa el país debido a la persecución estadounidense para obstaculizar el envío de combustible a Cuba, constituyen el objetivo primordial de nuestra presencia.

Ivette Arias Fonseca, directora, nos habla de la obsolescencia de algunos equipos y de otros nuevos que llegan para enfrentar las producciones destinadas a la canasta familiar normada y organismos priorizados; así como de los problemas con el abasto de agua y de la inestabilidad con la entrada de la materia prima.

“Nos hemos organizado para ajustar las matanzas y las elaboraciones no interfieran en el horario pico diurno ni el nocturno. Normalmente iniciamos a las siete y media de la mañana y en ocasiones la jornada comienza a las cuatro o cinco de la madrugada.

“De igual manera y en función del ahorro tratamos de que no coincidan las dos líneas: la del puerco y las reses, incluso, insistimos con la Ganadera en la entrega de los animales para la mejor optimización del proceso, pero no siempre se materializa”.

Por su parte, Rubén Domínguez Tamayo, especialista en Tecnología, destacó entre las medidas, disponer de mayor cantidad de materias primas para usar los equipos de manera eficiente.

Resaltó, además, que: “Esta es una industria que consume bastante agua y en cuanto a su aprovechamiento resolvimos algunos salideros y reparado los envases. También ante el estado de los equipos de refrigeración, en ocasiones con roturas, valoramos poner en marcha otras neveras que no están directas al sistema de frío y aprovechar mejor las cargas refrigerantes”.

La mañana avanza y no cesan las labores en la industria. En el área de sacrificio aprecio obreros, en su mayoría hombres, muy laboriosos y máquinas e instrumentos que humanizan el quehacer.

Idania Sánchez, se desempeña como operadora auxiliar, es la secretaria del Buró Sindical, quien resaltó la respuesta ante la contingencia energética: “Damos pasos acertados para cumplir con el llamado hecho por la dirección del país y del territorio.

“Reajustamos el horario de aquellas producciones que demandan superior consumo energético en la empacadora, de donde salen la jamonada, la mortadela, entre otras, pero debemos continuar ajustándonos”.

A pesar de las medidas todavía quedan fisuras. Luego de las 11 de la mañana había aires acondicionados encendidos. Foto: Karelia Álvarez

Y sí, a pesar de la positiva respuesta en la industria tan vinculada con la alimentación de los pineros, todavía se impone elevar la exigencia porque quedan fisuras, tanto es así que en pleno horario diurno, o sea, a las 11:15 a.m. el aire de la oficina de GPS estaba encendido, al igual que otros en el área administrativa y la turbina.

SOBREGIRO EN AGOSTO

Durante el octavo mes del año el Municipio obtuvo un sobreconsumo superior a los 200 MW y varias entidades incidieron en el resultado negativo: Empresa Agroindustrial Jesús Montané Oropesa, UEB Bebidas y Refrescos, Recursos Hidráulicos, Dirección de Salud Pública, Comercio y Gastronomía, Industria Alimentaria y Corporación Cimex.

“Hay entidades –plantea el especialista en Control Energético de la Onure– que no concientizan la necesidad de ajustarse al plan del mes como tampoco comprenden la compleja situación actual.

“Nosotros incrementamos las inspecciones; en agosto realizamos 62 visitas a centros laborales seleccionados, donde apreciamos que aún existen dificultades con la bitácora (donde se lleva la autolectura), la entrega del plan operativo, los mantenimientos a las luminarias y equipos, así como con los estudios para el acomodo de carga; y encontramos neveras encendidas en los horarios pico”.

Ante la interrogante: ¿Qué ocurre con los incumplidores? Roberto Martínez manifestó que el Consejo Energético Municipal les hace llegar cuánto fue el sobreconsumo para ser analizado en el consejo de dirección y este adopte las medidas indispensables; además se establecen cortes energéticos.

En términos de ahorro energético quedan grietas y los tiempos actuales, ante una economía mundial compleja por la pandemia y el brutal bloqueo, no admiten sobregiros en el consumo, sí AHORRO, el cual hoy se torna impostergable.

Las administraciones son responsables de llevar el control de sus planes de energía mediante las autolecturas diarias y, a partir del comportamiento, ejecutar acciones que permitan brindar servicios y producir, siempre ajustándose al plan.

 

Isla de la Juventud
Karelia Álvarez Rosell
Karelia Álvarez Rosell

Licenciada en Defectología en la Universidad Carlos Manuel de Céspedes, Isla de la Juventud. Diplomada en Periodismo con más de 30 años en la profesión.

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *