Sin miedo a darles vida a los años

Hay quien le teme a las canas, a los años, a los achaques. Hay quien teme envejecer y no piensa en el gran privilegio que ello conlleva.

Llegar a la enigmática tercera edad es sinónimo de experiencia, de momentos buenos y malos que han servido para forjar el carácter. Es esa mezcla de viveza y sabiduría que enriquece a uno mismo y a las personas que lo rodean.

Sin embargo, el miedo a no ser escuchado o tomado en cuenta, a ser olvidado, es algo que atenta contra la salud mental de quienes arriban a este ciclo de la vida. Por ese motivo dar participación a nuestros mayores en todos los ámbitos de la vida, empoderarlos, es una de las metas trazadas en los objetivos de desarrollo sostenible a nivel global.

Crear espacios para su socialización, la libre expresión de su sexualidad, así como permitirles independencia económica, son algunas de las condiciones que favorecen el desarrollo de una vejez plena e inclusiva.

Si se tiene en cuenta que en la actualidad cerca de 700 millones de personas son mayores de 60 años, situación que nos toca de cerca por estar entre los países más envejecidos de América Latina, es preciso saber que aunque en Cuba se trazan estrategias para garantizar la calidad de vida de nuestros ancianos, cada pequeña acción vale.

Favorecer la cohesión social de los adultos mayores, incentivarlos a involucrarse en proyectos intergeneracionales en los que se sientan útiles es la mejor forma de combatir la monotonía en sus vidas y es, sin dudas, una manera de devolverles cuanto han hecho por las más nuevas generaciones.

Hagamos todo lo que está en nuestro poder por ver siempre una sonrisa en el rostro de nuestros abuelos y abuelas. Las suyas, plagadas de arrugas, pero tan dulces como las de un niño, nos dan la seguridad de que vamos por buen camino en esa tarea de construir una sociedad mejor para todos.

Edad Plateada 2019 Isla de la Juventud
Yenisé Pérez Ramírez
Yenisé Pérez Ramírez

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *