Sin confiarnos

satelite

Al encontrarnos en la temporada de huracanes, es de interés de todos saber cuántos se formarán, por dónde van a pasar y cuál será su intensidad.

 

satelite

Al encontrarnos en la temporada de huracanes, es de interés de todos saber cuántos se formarán, por dónde van a pasar y cuál será su intensidad.

El pronóstico de la actividad ciclónica posee un valor científico que ayuda en la práctica a informar cómo será la conducta de los posibles eventos climatológicos en el área.

En Cuba para prepararnos se realizan los ejercicios Meteoro donde participan la población y los centros económicos y de servicios; también se aplican medidas de protección para minimizar los efectos dañinos de estos fenómenos.

Acerca del comportamiento climatológico del primero de junio al 30 de noviembre del presente año, nos comenta Luis Sánchez Suárez, especialista del Departamento de Pronósticos del CITMA en el territorio.

“Se prevé una temporada poco activa, con la formación de diez ciclones: ocho deberán desarrollarse sobre el área oceánica del Atlántico Norte, uno lo hará en el Caribe y otro en el Golfo de México, cinco de ellos podrían alcanzar la categoría de huracán.

“Lo anterior está basado en la existencia del evento ENOS: El Niño Oscilación Sur, para los meses de verano, en este caso se producen vientos fuertes de diez a 12 kilómetros por hora, los cuales cortan cualquier circulación ciclónica y reducen la formación de organismos tropicales.

“Las aguas del Atlántico oriental se encuentran más frías de lo normal, otro factor desfavorable a la actividad ciclónica. No obstante, si un solo huracán pasa por encima de cualquier localidad  sus habitantes piensan que la temporada es activa”.

“La de 1992 fue poco activa, con cuatro huracanes, pero uno de ellos, Andrews, de categoría cinco, devastó el sur de La Florida, Estados Unidos.

“Existen algunas muy activas, como las del 2010 y 2011, con 18 y 19 ciclones tropicales, respectivamente, (el promedio para una temporada es diez), o la de 1995 que igualó el récord del siglo XX con 21 ciclones, pero en ninguna de estas tuvimos en Cuba un huracán”.

Los cubanos fuimos grandemente afectados en el 2008, cuando nos azotaron tres fenómenos atmosféricos de gran intensidad: Gustav,  Ike y Paloma, que causaron daños millonarios a la economía y las viviendas.

Así que no podemos confiarnos, cuando se esté formando una tormenta tropical o un huracán debemos estar al tanto de su trayectoria, evolución y desarrollo a través de los medios de difusión masiva; hay que cumplir las orientaciones de la Defensa Civil y proteger bienes y medios de la mejor manera, y, cuando se requiera, evacuarnos a lugares seguros.

¡Atentos!, estamos en la temporada ciclónica y ya apareció en el área el primer evento: la tormenta tropical Alberto. Lluvias intensas han azotado en los últimos días al país y la zona central ha sido la más afectada. Quiere decir que todavía sin huracanes ya sentimos los efectos, esperemos que de verdad sea poco agresiva.

 

 

 

Comparte esta noticia:

{loadposition botonessociales}

 

{loadposition tabfinal}