Simbolismos y lecciones de abril

Hace seis décadas los cubanos protagonizamos una de las páginas más gloriosas de la historia de la nación, una epopeya trascendental que destrozó en pocas horas las aspiraciones del gobierno estadounidense de apoderarse de nuestra tierra y derrocar la Revolución naciente.

Los mercenarios que pretendían hacer cumplir los sueños del Tío Sam fueron vencidos en Playa Girón el 19 de abril de 1961por un pueblo heroico comandado por Fidel que no dio tregua a los invasores y asestó al imperialismo yanqui la primera gran derrota militar en América Latina.

Desde entonces, año tras año, celebramos la importante fecha en una amplia jornada enmarcada no solo en el referido triunfo, sino también en conmemoraciones como la proclamación del carácter socialista de la Revolución –aquel 16 de abril– y los días del miliciano, en esa jornada; de la Defensa Antiaérea y Fuerza Aérea Revolucionaria, el 17; y del tanquista, el 18.

Todo ello lo confirma el simbolismo de abril como mes de la victoria y se reafirma con la celebración, del 16 al 19 de abril, del VIII Congreso del Partido Comunista de Cuba, evento que adquiere mayor relieve por inspirarse en esa conquista imperecedera y erigirse como el congreso de la continuidad.

La compleja situación epidemiológica actual impide las celebraciones acostumbradas por la fecha. Sin embargo, apesar de las restricciones para evitar contagios por la covid-19, no dejan de ser reconocidos en sus barrios y comunidades los combatientes que con edades entre 16 y poco más de 20 años fueron artífices de la inolvidable victoria.

Constituye este un sincero y entrañable homenaje de pueblo a través de diversas iniciativas para mantener la memoria viva de los acontecimientos que dieron una lección permanente a los enemigos.

En la jornada participan representantes de la Asociación de Combatientes de Revolución Cubana –que honran e integran estos hombres–, junto a directivos de la Central de Trabajadores de Cuba, los Comités de Defensa de la Revolución y la Federación de Mujeres Cubanas, que en esta ocasión dieron originales muestras de labor unida y tributo inolvidable en su hogar para no poner en riesgo a esos héroes dada su avanzada edad.

Los recorridos de las organizaciones llegan a sus casas para entregarles diplomas y otros reconocimientos.

También mediante conversatorios organizados en ámbitos como la sede del Icap y con estudiantes de Ciencias Médicas los combatientes han desempolvado vivencias que dejan huellas en jóvenes con similar edad a la de ellos cuando enfrentaron al ejército mercenario militarmente más poderoso, pero derrotado para siempre.

Dentro de las iniciativas destacan las de los escolares que desde sus viviendas han realizado trabajos investigativos relacionados con las historias de vida de los combatientes residentes en su demarcación. A ello se suma otra acertada experiencia de estudiantes y profesores universitarios en la recopilación de los testimonios de estos y otros combatientes en aras de preservar esa valiosa memoria antimperialista y en defensa de la Patria.

Así perduran las lecciones de la Historia en los hombres y las mujeres que la siguen haciendo con el mismo heroísmo y compromiso de entonces.

Lo más admirable es que hoy, luego de 60 años, muchos de nuestros protagonistas de Girón se mantienen en la primera trinchera de combate, quizá ya no con el fusil, sino aportando en lo que constituye otra batalla de máxima prioridad en el país, el impulso a la producción de alimentos con la creación de parcelas y resultados que dedican a estas fechas y momentos históricos enlazados con la proclamación del carácter socialista de la Revolución y su continui

Playa Girón
Yuniesky La Rosa Pérez
Yuniesky La Rosa Pérez

Licenciado en Comunicación Social en la universidad Jesús Montané Oropesa, Isla de la Juventud

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *