Simbiosis perfecta por la vida (+Audio)

Regreso y resulta inevitable no pensar en aquellos días en que la incertidumbre, el asombro, la tristeza y el temor se apoderaron de mí, vestía pijama hospitalario a pesar de no permanecer en un centro de salud, pero sí con su régimen; para entonces los días resultaban interminables en espera de un diagnóstico, que ni después de conocer el resultado negativo pudo disipar la angustia.

Foto: Yoandris Delgado Matos

Esta vez, por suerte, no retorno en calidad de sospechosa a la Covid-19 sino como periodista para darle cobertura al cierre del hotel Las Codornices como centro de aislamiento, uno de los primeros en este territorio en acondicionarse para tratar de contener una enfermedad apenas desconocida en el mundo y considerada por la Organización Mundial de la Salud como pandemia.

Foto: Yoandris Delgado Matos

Aprecio rostros conocidos y también desconocidos porque llegaron después, fueron más de tres meses atendiendo a niños, mujeres y hombres con posibilidades de ser contagiados; de ahí la fluctuación del personal. Todos aplauden, sonríen, muestran diplomas de reconocimiento y reflejen esa infinita satisfacción por el deber cumplido.

Audio de Javier Guilarte Leyva.

 

Escucho la voz de Javier Guilarte Leyva, de la dirección de Salud Pública, a quien días antes de mi llegada en calidad de paciente lo había entrevistado en aras de conocer acerca del funcionamiento de esta unidad hotelera devenida en centro de salud, lo cual requirió de una integración entre gastronómicos y personal de batas blancas y verdes para entre todos cumplir con las medidas de bioseguridad y protección; así como con los tratamientos y el protocolos establecidos.

Foto: Yoandris Delgado Matos

No podíamos salir de las habitaciones. Solo cuando la iban a limpiar o repartían los alimentos aprovechábamos para coger sol. Los medicamentos nos viraban al revés y acrecentaban más la idea de padecer el virus porque sentíamos desde dolor de cabeza, vómitos y hasta malestar en todo el cuerpo.

Llegan los resultados, todos negativos menos dos de nuestros sobrinos. Una mezcla de sentimientos nos envuelve, pero ahí estaban muchos de ellos, de quienes hoy aplauden y sonríen, para darnos seguridad y esperanza.

Audio de Yesenia Domínguez, enfermera.

 

Solo así se pudo, solo con disciplina, compromiso y responsabilidad se logró vencer lo desconocido, y en esta ardua batalla, para la cual  muchos tuvieron que separarse de su familia para cuidar a los más necesitados y asumir otros roles, estuvieron rostros jóvenes.

Foto: Yoandris Delgado Matos

Por eso no me sorprendió escuchar a Albin Tomás Cabrera, quien desenfadado y orgulloso habló de la madurez conque asumieron la tarea a pesar de sus complejidades y poder quedar contagiados, al tiempo que agradeció en nombre de los trabajadores del hotel a combatientes del Ministerio del Interior, médicos y enfermeras por el apoyo.

Foto: Yoandris Delgado Matos

El regreso al hotel Las Codornices, esa instalación donde permanecí por varios días como sospechosa y cierra como centro de aislamiento, esta vez me hace rememorar, pero también sentir nuevas y fuertes emociones ante esta simbiosis entre gastronómicos y trabajadores de la Salud en defensa de lo más valioso… la Vida.

Foto: Yoandris Delgado Matos
COVID-19 Isla de la Juventud Isla de la Juventud
Karelia Álvarez Rosell
Karelia Álvarez Rosell

Licenciada en Defectología en la Universidad Carlos Manuel de Céspedes, Isla de la Juventud. Diplomada en Periodismo con más de 30 años en la profesión.

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *