Sentida despedida a Maritza Garoz Mogena

Foto: Gerardo Mayet Cruz

Hay mujeres fuertes y decididas en este mundo y una de ellas lo fue Maritza Garoz Mogena, a quien la muerte nos arrebató físicamente este 31 de julio; pero una persona solo muere cuando la olvidan y ese definitivamente no será su caso.

Aquí nos deja, sobre todo, su sonrisa, su humildad y una sencillez que trasciende más allá del retórico discurso y que despierta en quienes tuvimos la dicha de conocerla y apreciar los más altos valores que sembró a lo largo de su existencia.

Ella, granmense de nacimiento (21 de agosto de 1966), mas, pinera de corazón, nos lega una vida de luchadora incansable por la prosperidad de los suyos, del pueblo, de la Revolución y de las féminas a las que representó hasta los últimos días como secretaria general de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC).

Foto: Cortesía de la FMC

A los 54 años de edad, Garoz Mogena, quien fuera ingeniera Forestal de profesión, deja una trayectoria impecable como dirigente de organizaciones estudiantiles y juveniles en su provincia natal, Granma, y formadora de generaciones de jóvenes al servicio de la Educación Técnica y Profesional.

Trabajadora destacada, dirigente sin tacha…así fue Maritza también durante los 13 años dedicados al trabajo profesional del Partido hasta su promoción a miembro del secretariado profesional de la FMC en septiembre del 2013, donde contribuyó a sostener los resultados de la organización femenina.

Asimismo, en la universidad cursó preparación militar del que egresó con el grado de Teniente  de las FAR, por la orden 2789; se tituló como Máster en Dirección y le fue otorgada además, la Medalla 60 Aniversario de las FAR, así como aprobada la entrega de la distinción 23 de Agosto, la cual recibiría en esa propia fecha del presente año cuando se celebraran los 61 de creada la FMC.

Federada ante todo, pero también cederista, militante de la Unión de Jóvenes Comunistas y del Partido Comunista de Cuba, miembro de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana, recibió este primero de agosto el merecido homenaje póstumo del pueblo de la Isla de la Juventud y sus máximas autoridades en la sede de la Federación, de donde partió una marcha encabezada por sus hijos y demás familiares hasta la necrópolis de Nueva Gerona para ser inhumada en el Panteón de los Caídos por la Defensa.

Una vida termina, un corazón deja de latir y la esperanza nos deja con un sinsabor en los labios; ya no la veremos ocupar sus lugares habituales, pero nos queda la convicción de que su recuerdo perdurará imborrable en la memoria de muchos.

Foto: Gerardo Mayet Cruz
Foto: Gerardo Mayet Cruz
Isla de la Juventud
Casandra Almira Maqueira
Casandra Almira Maqueira

Licenciada en Estudios Socioculturales en la Universidad Jesús Montané Oropesa, Isla de la Juventud

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *