Sencillamente ¡Gracias!

Foto: Yesmani Vega Ávalos

Si existe una fecha en la cual mucho tenemos que decir y no sabemos cómo, esa es el 22 de diciembre, cuando de agradecidas sorpresas para su maestra o maestro llenan los alumnos las aulas, es el Día del Educador en Cuba.

Mas es en lo complejo de relatar cuánto sentimos por aquellos que con paciencia inquebrantable nos enseñaron a garabatear los primeros trazos, donde emergen las líneas más sinceras hacia quienes dan lo mejor de sí para formarnos como personas de bien.

Y es que ser maestro –un buen maestro– es dedicarse a esa ardua labor de educar no solo unas pocas horas, sino todas las que contiene el día; el buen maestro ha de transpirar serenidad, orden, equilibrio, método, disciplina, auxilio en los apuros, buen ánimo en las circunstancias difíciles, consejo en las dudas, así como alegría y humildad. en los momentos felices.

Pero lo esencial es sentir esa emoción que se produce en su interior cuando, gracias al trabajo diario, puede contemplar al cierre de cada curso el brillo agradecido de los ojos de sus educandos; entonces, el educador se da cuenta de que la semilla sembrada con generosidad empieza a germinar.

No en vano se dice que un maestro de vocación es aquel que instruye con rigor y ternura, el pensamiento y el sentimiento, de ahí que al transcurrir los años deje en sus estudiantes una huella, un recuerdo imborrable, la más recurrente evocación.
Es que acaso alguien ha olvidado a quien le enseñó a sumar y restar o a quien no hace mucho lo enamoró de alguna profesión. Entonces, cómo olvidar a Bertha, Elizabeth, Teresa, Yancel, Raiza, Ileana y a tantos otros que me vienen a la mente, cuyo agradecimiento para con ellos nunca será suficiente.

Sin embargo, en nuestro país, esta realidad solo pudo ser posible después del 1ro de enero de 1959, cuando con el apoyo de cientos de jóvenes se llevó a cabo la exitosa Campaña de Alfabetización, en la cual más de 700 mil ciudadanos aprendieron a leer y escribir.

Y hasta hoy ningún cubano ha sido privado de la enseñanza, tal cual sentencian los principios del sistema socialista y la Declaración Universal de los Derechos Humanos; cuanto somos o seremos lo debemos a esos pedagogos que unas pocas jornadas cada diciembre no retribuyen lo mucho que hacen durante toda una vida.

Por eso, a quienes tienen a su encargo el más noble empeño de todos y que –al decir de Fidel– “se les ha dado el más grande privilegio, la más alta responsabilidad social, la más humana de todas la tareas”, sencillamente: ¡Gracias!

 

 

Isla de la Juventud
Casandra Almira Maqueira
Casandra Almira Maqueira

Licenciada en Estudios Sociocultural en la universidad Jesús Montané Oropesa, Isla de la Juventud

4 Replies to “Sencillamente ¡Gracias!

  1. En el artículo se menciona a Berta y yo tuve una profesora en la Isla de la Juventud, que era un amor de persona que se llamaba Berta Hernández y me impartió con la mayor devoción del mundo la asignatura de Metodología de la Enseñanza en la Escuela Pedagógica Rubén Martínez Villena en La Demajagua, si es de ella a quien se refieren, pues vaya todo mi cariño para esa educadora ejemplar.

    1. La maestra de la cual se habla es Bertha Quintana Bacallao, una excelente maestra que tuvo la escuela Enrique Hart Dávalos en la Isla de la Juventud, no obstante, qué orgullo debes sentir por la que mencionas. Igualmente, Felicidades!!!!!

  2. Tengo casi 50 años pero jamás olvidaré a mis maestros queridos de primaria: Emilio (de geografía y botánica) y Ada Loaces (de español y literatura).
    Tremendos ellos que tomaron la educación de todos nosotros como si fuéramos sus propios hijos.
    Recuerdo también a Emilio Más (14 de Junio) increíblemente exigente con todos y más con su hijo Emilito, pero también muy comprensivo, sabía escuchar a los alumnos.
    Del politécnico No 30 a Fico, a Chirino, a Marcia, Crecencio, etc.
    De la universidad al profesor Quiñones, a Inés Ma. Baró Loyola, etc.
    A todos gracias por hacerme un hombre de bien.

    1. Gracias Ivan por tu comentario, yo soy un poco más joven pero al menos de la universidad tengo presente también al profe Quiñones…A todos ellos Felicidades!!!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *