Seguridad ante infortunio

El Iris varado en la pasa de la Manteca. Foto: Cortesía de Viamar

Hace 16 años el catamarán Iris arribó a Isla de la Juventud con la encomienda de transportar pasajeros en la ruta Nueva Gerona-Batabanó.

Desde entonces hasta la fecha no han sido pocos los avatares enfrentados por la tripulación para cumplir su cometido y en ocasiones, como en el 2017, dejar plasmada en la historia una extraordinaria hazaña ante la adversidad, cuando durante varios meses cubrió solo dicha ruta, garantizando el traslado de personas a ambos lados del golfo de Batabanó.

En la actualidad el más longevo de los tres buques que prestan servicio, sufrió en días recientes un infortunio marginándolo de sus tareas.

LO OCURRIDO EL DÍA 30 DE OCTUBRE

Como es conocido, el 30 de octubre mientras navegaba rumbo a Batabanó el Iris presentó un inconveniente en su sistema de gobierno en la entrada de la pasa de la Manteca. La embarcación efectuó un giro no ordenado por el capitán y fue a la banda de estribor en un primer momento. Gracias a las habilidades del capitán no encalló esa vez.

Alexánder Pantoja, director de Viamar. Foto: Cortesía de Viamar

Sin embargo, según Alexánder Pantoja Rivas, director de la Unidad Empresarial de Base (UEB) Viamar, cuando se disponían a regresar al territorio pinero para revisar la nave y hacer el cambio, volvió a emitirse una señal similar y el barco cayó de nuevo a estribor.

“En ese momento el navío se quedó sin gobierno
–aclaró Pantoja Rivas–, operando por el sistema manual de emergencia; entonces encalló el patín de babor en el borde de la pasa y se apoyó en los restos de una baliza de señalización del canal que se encontraba en el fondo, justo donde varó.

“Esto provocó una entrada de agua en el patín de babor detectada durante la revisión del casco del buque, acometida después del trasbordo del personal hacia el catamarán Río Júcaro, el cual asumió el traslado”.

Los paramédicos realizaron un chequeo general a los pasajeros y, para la tranquilidad de todos, no sufrieron daños físicos. Se activó el sistema de emergencia y fueron cumplidos los protocolos, movilizados el cuerpo médico, las autoridades del Municipio, Bomberos, Recursos Hidráulicos y otras entidades en función del auxilio.

“El Río Júcaro efectuó el abarloamiento junto al Iris y ejecutaron los procedimientos aplicando las medidas de seguridad establecidas.

“La operación demoró alrededor de una hora teniendo en cuenta la cantidad de paquetes y colocación de los chalecos salvavidas. Solo regresó a la Isla una pasajera, el resto continuó la travesía a partir de la 1:00 p.m. arribando a Batabanó a las cuatro de la tarde sin contratiempos”.

Momento del trasbordo hacia el catamarán Río Júcaro. Foto: Cortesía de Viamar

Es oportuno resaltar la disciplina y comprensión mostradas por la población que, ante una eventualidad poco frecuente como esta, supo cumplir las indicaciones emitidas por la tripulación en cada momento.

Después quedó en el Iris el personal que laboró en la revisión, asimismo trajeron bombas de achique por si fuese necesario.

EN EL MUELLE, REVISIÓN E INVESTIGACIÓN

“La vía de agua se fue trabajando con los medios de la UEB y los bomberos. Luego llegaron los buzos especialistas de Antillana y salvamento para efectuar el control de avería y proceder a sacar el barco con el fin de trasladarlo hacia el puerto, ello aconteció la noche del día 31”.

Lograron atracar el navío en el muelle de carga debido a la dificultad que implicaba moverlo en la noche al de catamaranes, operación llevada a cabo el primero de noviembre.

Allí prosiguieron las faenas en el buque; montaron brigadas de guardia y siempre vigilando la vía de agua hasta que el martes cinco fue controlada por completo.

Hoy permanece atracado junto a sus homólogos en la capital pinera y es objeto de una revisión de los paneles de control por parte de especialistas y técnicos.

También una comisión creada por el Ministerio de Transporte investiga los hechos y se espera el arribo del especialista holandés, quien montó el nuevo sistema de gobierno del navío, para localizar el problema.

Isla de la Juventud
Yuniesky La Rosa Pérez
Yuniesky La Rosa Pérez

Licenciado en Comunicación Social en la universidad Jesús Montané Oropesa, Isla de la Juventud

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *