Santo Domingo, elecciones en Cuba en el corazón de la Sierra (+Fotos)

Enrique Lara ejerce su derecho al voto en Santo Domingo, en el corazón de la Sierra Maestra. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Dicen quienes viven al pie de La Plata que es Santo Domingo el corazón de la Sierra Maestra. Donde la tierra abrió los brazos para alumbrar un terreno de batallas, que le impidieron a Sánchez Mosquera avanzar, el socavón donde en 1958 los rebeldes estrellaron la ofensiva enemiga contra las lomas de Oriente.

Es Santo Domingo también, seis décadas después, la circunscripción 59 del consejo popular Providencia, en el municipio granmense de Bartolomé Masó. El pueblo donde cada casa cuenta una historia, y cada historia se pinta de un verde olivo.

A las siete de la mañana, cuando el sol despertaba por el Pico Gallón del Perú, abrió en la biblioteca del caserío el colegio No.1; ocho kilómetros más allá, en La Platica, el 2; y “allá atrás, donde nace el río Yara, en La Jeringa, el 3”, dice Luis Ángel Castillo y su dedo señala al horizonte.

Sobre mulos o andando bajan los campesinos y sus familias a votar. Este 11 de marzo de 2018, los dueños de la tierra eligen a quienes mañana los representarán ante la Asamblea Nacional.

“Todo por el caimán, comadre, a través de ellos nos vemos representados y el que venga a joder lo soplamos, nosotros no somos vaina”, dice el bisnieto de Lucas Castillo, campesino asesinado por las tropas de Mosquera, el verdugo más temido de la zona.

El presidente del colegio No. 1 es Luis Enrique Rosales. Tiene 27 años y trabaja como guía de exposición en la Comandancia La Plata, “allí cuento la historia local, que es la de mi país”.

En la filita, que a primera hora se hizo en el portal del colegio, estaba Leisis, camarera de la Villa Santo Domingo. “Tengo que madrugar, las habitaciones están llenas, hay que cumplir con el deber y seguir trabajando”, comenta la tímida mujer, quien llegó al caserío por un buen amor.

La mesa electoral está integrada por cuatro miembros, dos muchachas, un joven y Luis Ángel Castillo, el también guía del Parque Nacional Turquino: “Ay mija, ya perdí la cuenta de las veces que subí”. Este hombre de 64 años anda lleno de cuentos y risas.

“Aquí la gente tiene animales y van a verlos primero, a la puerca que parió, la vaca ‘desperdigá’. Pero nosotros estaremos tranquilitos hasta las 6:00 p.m. y si nos ponemos contentos hasta una fiesta hacemos después del cierre”, vaticina.

Asiel Verdecia vive en el barrio de abajo el puente, es un buen jinete, reconocen sus vecinos. Trajo en un mulo prestado a su hermano Yenier “a custodiar las urnas”. Asiel es el enlace de la circunscripción, “porque por estas escarpadas lomas no hay carro que corra”.

(Noticia en construcción)

Camino a Santo Domingo, corazón de la Sierra Maestra. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Elecciones en Santo Domingo, corazón de la Sierra Maestra. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Elecciones en Santo Domingo, corazón de la Sierra Maestra. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Elecciones en Santo Domingo, corazón de la Sierra Maestra. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Elecciones en Santo Domingo, corazón de la Sierra Maestra. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Enrique Lara. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Elecciones en Santo Domingo, corazón de la Sierra Maestra. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Luis Ángel Castillo. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Elecciones en Santo Domingo, corazón de la Sierra Maestra. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Elecciones en Santo Domingo, corazón de la Sierra Maestra. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Asiel Verdecia. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Elecciones en Santo Domingo, corazón de la Sierra Maestra. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Leisis Castillo. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Elecciones en Santo Domingo, corazón de la Sierra Maestra. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Cuba
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *