Salvaguardar los bosques

La campaña nacional de protección contra incendios forestales (IF) 2021 ya está en marcha con el firme propósito de disminuir la ocurrencia de estos siniestros en el período de alta peligrosidad, comprendido del primero de enero al 31 de mayo.
Urge entonces adoptar las medidas requeridas y concretar acciones integrales para reducir riesgos y proteger la naturaleza, teniendo en cuenta que la Isla de la Juventud presenta un elevado grado básico de peligro y que para esta etapa, según el cálculo del índice de frecuencia, se espera ocurran alrededor de 320 IF como promedio en cuanto a intensidad debido a la influencia del fenómeno meteorológico La Niña.
De igual manera es preciso recordar que el 31 por ciento (%) de la cobertura forestal del país clasifica como muy peligrosa y la carga de material combustible se estima en 42t/ha, sin dudas alta.
Por ello el personal y las fuerzas que intervienen en la campaña han acometido las actividades preparatorias pertinentes.
En este caso sobresalen el Taller Técnico y una Metodología encaminada a perfeccionar la apreciación de la situación para el enfrentamiento con la participación de la comunidad científica a tono con el llamado del presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, el programa de capacitación de Manejo de Fuego al Cuerpo de Guardabosque, así como instalar 259 señales de peligro de incendio de conjunto con la Dirección de Tránsito.
Un dato alentador indica que en las afectaciones la tendencia al decrecimiento viene desde el 2001-2006, mientras en la última década el quinquenio 2011-2015 experimentó mayor cantidad de incendios respecto al lustro recién concluido 2016-2020.
Asimismo, resulta positivo que en los años precedentes el 70 % de los fuegos son controlados antes de alcanzar las cinco hectáreas, como resultado de la preparación de las fuerzas profesionales, populares y los sistemas más eficientes de aviso.
Especial atención habrá que prestar a los meses marzo y abril, los más activos en 23 años entre 1990 y 2020, y sobre todo conociendo las principales causas de propagación de siniestros: la quema para diferentes fines (34%), tránsito de vehículos sin matachispa (20%), fumadores y transeúntes (20%), y pescadores y cazadores (18%).
De ahí que la campaña de comunicación e identidad visual estará orientada a trabajar en instruir a las personas en la percepción sobre los daños que provocan los incendios forestales, lograr una labor profiláctica, preventiva y divulgativa, así como orientar la divulgación hacia las bases productivas (CPA, CCS, UBPC), usufructuarios de tierra y campesinos independientes.
Sin embargo, para que estas acciones cumplan su cometido es preciso que todos ganemos en conciencia, sentido de pertenencia, exigencia, control y responsabilidad. Constituyen la base para enfrentar el período crítico aunar esfuerzos, elevar la capacidad de respuesta y percepción del riesgo, fortalecer la vigilancia en cada área y en especial en las de mayor vulnerabilidad.
Desde inicio del presente año ya sucedieron tres incendios de baja proporción en el territorio, sin embargo estamos solo en el comienzo y las condiciones meteorológicas imperantes durante estos meses (temperaturas, escasez de precipitaciones, fortaleza de los vientos), se combinan para hacer arder los bosques.
Se impone entonces el llamado de alerta a la población, convocar a cada pinero a velar por la salvaguarda de las áreas proclives a estos lamentables sucesos, que cada quien sienta como suyas las afectaciones económicas y ecológicas de dichos fenómenos y que todo el esfuerzo y faena de persuasión no quede solo en la intención.

Opinión
Yuniesky La Rosa Pérez
Yuniesky La Rosa Pérez

Licenciado en Comunicación Social en la universidad Jesús Montané Oropesa, Isla de la Juventud

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *