Salud Pública y Minrex actualizan sobre atraque del crucero MS Braemar, quinto caso positivo a la COVID-19 y acciones del país para enfrentar esta enfermedad

Juan Antonio Fernández Palacios, director de prensa e imagen de la cancillería cubana, durante su intervención en conferencia de prensa sobre el enfrentamiento a la COVID-19. Foto: Ariel Ley Royero/ACN.

El crucero MS Braemar entró a aguas territoriales cubanas en las primeras horas de la mañana, luego de que se le comunicara a las autoridades británicas este 16 de marzo la disposición de autorizo de ingresar a puerto cubano.

Atracará en el Puerto del Mariel, desde donde se realizará el traslado este miércoles 18 de marzo hacia la pista del Aeropuerto Internacional José Martí de esta capital, y donde en cuatro vuelos chárter directos, dispuestos por las autoridades británicas, viajarán los pasajeros de la embarcación de regreso al Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte.

Así explicó en conferencia de prensa este martes Juan Antonio Fernández Subdirector General de la Dirección General de Prensa, Comunicación e Imagen del Ministerio de Relaciones Exteriores (Minrex).

En el crucero se han confirmado cinco casos de coronavirus SARS COV-2, recordó el funcionario, quien insistió en que se han dispuesto todas las medidas en coordinación con las autoridades británicas para el traslado y retorno seguro, hospitalario, inmediato y expedito de pasajeros y tripulantes de la embarcación.

“Son estos tiempos de solidaridad y de cooperación y así lo estamos haciendo, conforme a la tradición humanista y solidaria que caracteriza a nuestro pueblo”, señaló Fernández.

Bajo observación contactos del quinto caso positivo a la COVID-19

José Raúl de Armas Fernández (C. izq), jefe del departamento de enfermedades transmisibles del Ministerio de Salud Pública (MINSAP), junto a Alberto Fernández Seco (C), jefe del departamento de Adulto Mayor, Asistencia Social y Salud Mental del MINSAP y Francisco Silva (C. der), director general de Ventas de mercancías del Ministerio del Comercio Interior. Foto: Ariel Ley Royero/ACN.

Según informó José Raúl de Armas, jefe del Departamento de Enfermedades Transmisibles del Ministerio de Salud Pública (Minsap), alrededor del quinto caso reportado este 16 de marzo como positivo a la COVID-19 en el país, se realizan las acciones de control epidemiológico pertinentes.

“Todas las personas que tuvieron contacto con este ciudadano están bajo observación y vigilancia epidemiológica y hasta el momento ninguno presenta síntomas”, señaló.

La evolución de este paciente hasta el momento es satisfactoria, no presenta peligro para la vida y continúa ingresado en el IPK, dijo el doctor de Armas.

Recordó que este caso importado, es un ciudadano de la barriada de Santos Suárez, en el capitalino municipio de 10 de Octubre, que regresó al país procedente de España el pasado día 8 de marzo, comenzó con algunos síntomas el día 11 de marzo donde fue clasificado como sospechoso y este lunes 16 del presente mes, el laboratorio de referencia del Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí, informó que era positivo a COVID-19.

El paciente italiano, uno de los primeros tres casos diagnosticados con la enfermedad en la Isla, y que se encuentra ingresado en la sala de terapia intensiva del IPK, continúa reportado como grave-crítico, aunque sus parámetros tanto ventilatorios como hemodinámicos se lograron estabilizar en la noche de ayer, a los parámetros posibles para el estadio de su enfermedad. No obstante, se mantiene con ventilación asistida, lo cual hace que el pronóstico sea sombrío, pero se está trabajando intensamente, dijo.

Hay un equipo de terapia intensiva vinculado directamente al paciente, y un equipo de expertos del Minsap que mantiene contacto directo con el equipo del IPK, para valorar cada conducta a adoptar con el paciente, explicó.

Continúan implementándose medidas de control y prevención contra la COVID-19

Francisco Silva, director general de Ventas de mercancías del Ministerio del Comercio Interior. Foto: Ariel Ley Royero/ACN.

Como parte del esfuerzo que desarrolla el país para implementar las medidas de control y prevención del coronavirus SARS COV-2, desde el Ministerio de Comercio Interior (Mincin) se realizan acciones para garantizar la higiene y el acceso a soluciones cloradas (hipoclorito de sodio al 0.1 % y 0.5 %) para el lavado de manos y la limpieza de superficies en centros laborales y estudiantiles, respectivamente, así como en los hogares, mencionó Francisco Silva, Director General de Ventas de Mercancías del Ministerio de Comercio Interior.

Existen hasta este momento 129 centros de confección de nasobucos, que se venderán a la población y a determinados organismos, explicó.

Dijo que se han dispuesto medidas para que los trabajadores de los centros de servicios que presenten sintomatolgía respiratoria sean trasladados a los centros asistenciales y se refuerza el control sobre la higiene en las unidades gastronómicas.

Asimismo, dijo, se está trabajando en la habilitación de más de 500 puntos en el país para la comercialización de cloro, con el objetivo que las personas puedan preparar en sus hogares las soluciones. Es un proceso gradual que debe tener durante esta semana un impacto en todos los territorios

Redoblar medidas preventivas en los grupos de mayor riesgo

Alberto Fernández Seco (D), jefe del departamento del Adulto Mayor, Asistencia Social y Salud Mental del Ministerio de Salud Pública, durante su intervención en conferencia de prensa sobre el enfrentamiento a la COVID-19. Foto: Ariel Ley Royero/ACN.

Alberto Fernández Seco, jefe del Departamento de Adulto Mayor, Asistencia Social y Salud Mental del Ministerio de Salud Pública (Minsap), insistió en se han tomado medidas de prevención para los adultos mayor, grupo poblacional de mayor riesgo, teniendo en cuenta el número de comorbilidades asociadas.

El 20.8 % de la población cubana está envejecida, o sea más de dos millones de cubanos tienen 60 años o más, dijo.

De acuerdo con Fernández Seco, el 15 % de los adultos mayores viven solos, de ahí que la pesquisa activa que se realiza, se concentre particularmente a este segmento poblacional.

En Cuba existen 293 casas de abuelos. Los trabajadores sociales que laboran en ellos se han capacitado para detectar cualquier sintomatología de infección respiratoria y notificar a salud pública, destacó el especialista.

“Los círculos de abuelos son una distracción y espacio oportuno para informar sobre las medidas de prevención”, dijo.

Agregó que los 155 hogares de ancianos existentes en el país, cuentan con médico y licenciados en enfermería, los cuales examinan a diario a los trabajadores externos y a los semi-internos, para evitar que alguna persona con cualquier virosis ingrese a las instalaciones. Igualmente se disminuyeron los pases y visitas, especialmente si son del extranjero.

“La población puede estar tranquila porque la cobertura médica está garantizada en todos los niveles de atención y para toda la población”, insistió.

COVID-19 Cuba Salud
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *