Salida segura

Al paso del tiempo, un árbol que antes estuvo en su plenitud de verdes comienza a madurar hojas, se tornan amarillas, caducas, inservibles. Si entonces le llega una tormenta, aquellas hojas viejas son arrancadas por los vientos y, poco después, la copa toda se cubre de otras nuevas, plenas de vida.

En la economía de un país debe suceder algo parecido, y tras un tornado como la covid-19 la renovación se impone. Para algunos países lo importante es salvar su economía y levantan restricciones cuando las cifras de contagiados y fallecidos indican que eso es lo que no deberían hacer.

El camino en nuestra Cuba de hoy siempre ha sido distinto: salvar al hombre primero; esa premisa está en la médula de todas las decisiones adoptadas por el Gobierno. Por eso, cuando otros ni avizoran cómo enfrentar su situación actual y salir adelante frente al nuevo coronavirus, nosotros tenemos ya un documento rector, pormenorizado, con indicaciones puntuales para nuestro desarrollo.

Cuba y su desafío económico y social tiene por título el documento, impreso en forma de tabloide, con 32 páginas y se encuentra también en formato digital, el cual puede descargarse desde nuestra web.

Contiene, en síntesis, 497 medidas aprobadas por el Gobierno con las líneas fundamentales en las que debe concentrarse el trabajo. Mas no se trata decisiones desesperadas por la complejidad de la actual situación, sino de cómo proseguir nuestro desarrollo.

“Es una estrategia innovadora –precisa desde el comienzo– que impulsa la implementación de aspectos aprobados en el Sexto y Séptimo Congresos del Partido, acorde con la Constitución de la República e implica la implementación de los Lineamientos; de la conceptualización del modelo económico y social y del Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social 2030” e igualmente es coherente con el ajuste al Plan 2020 y lo proyectado para el año 2021.

Está sustentada en principios como el mantenimiento de la planificación centralizada, la defensa de la producción nacional y desterrar la mentalidad importadora, la regulación del mercado, principalmente por métodos indirectos, la complementariedad de los actores económicos, el papel dinamizador de la demanda interna, la mayor autonomía empresarial, así como su redimensionamiento.

Implementa, además, aspectos claves, fundamentalmente en relación con las formas de gestión y propiedad, el sector no estatal y la adecuada relación que tiene que haber entre este y el estatal y una activa política ambiental en armonía con el ordenamiento social, e incentiva la competitividad, el eficiente uso de los recursos materiales y financieros, el ahorro y la motivación por el trabajo.

Expone, en suma, una síntesis de las medidas que se implementarán como parte de la estrategia en cada una de las 16 áreas claves y otros cinco capítulos incluyen el desarrollo de las cooperativas; las micro, pequeña y mediana empresas; el trabajo por cuenta propia; el ordenamiento social y la gestión y dirección de la economía.

De singular relevancia es el apartado Medidas para eliminar restricciones que frenan el desarrollo de las fuerzas productivas.

Resulta medular lo referido a agilizar la puesta en producción de tierras ociosas o mal explotadas y resolver los impagos a productores agropecuarios, en aras de mayor incentivo y evitar desbalances.

En este último aspecto se deja claro que las “formas de comercialización que no puedan solucionar este problema deberán desaparecer. Solo operarán en el mercado formas de comercialización, estatales o no, que garanticen cobrar y pagar por los productos que se adquieren”.

También son audaces las acciones respecto a la Industria Alimentaria en aras de, entre otras actividades, rescatar productos tradicionales de la industria conservera y retomar formulaciones de embutidos.

Constituye este documento, como se aprecia, una luz en el camino que alienta el reverdecer de los sectores de la sociedad. Tenemos, a diferencia de otros, una salida segura para la recuperación económica y elevar la capacidad de enfrentar de forma organizada una prolongada crisis mundial y los nuevos embates del bloqueo estadounidense.

Isla de la Juventud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *