Historia Isla de la Juventud

Sábado negro

Foto: Internet

En su libro Pasajes de la guerra revolucionaria Ernesto Guevara la Serna (Che) hace alusión a la fecha del ocho de diciembre de 1956 como “la jornada más trágica de los expedicionarios, en la que resultaron asesinados 17 combatientes”.

Los hechos se presentaron así: el dos de diciembre ocurre el desembarco de los 82 tripulantes del yate Granma por un tramo pantanoso de la costa, en Las Coloradas, que los somete a un descomunal esfuerzo para atravesar esa  zona llena de fango, mangles y agua.

El cinco de diciembre, –luego de mucho caminar– la bisoña tropa dirigida por Fidel Castro Ruz debido al agotamiento físico extremo y las ampollas sangrantes en los pies de la mayoría acampa en el lugar menos indicado, a la orilla de un cañaveral a esperar la nochepara seguir adelante.

Por la tarde, la sorprende el ejército de la tiranía y la frase “¡Aquí no se rinde nadie!”, dicha por Juan Almeida Bosque en medio de la balacera sirve para ratificar la voluntad de “Ser libres o mártires”. Solo tres revolucionarios no lograron romper el cerco del enemigo.

Tres días después, el ocho de diciembre de ese año 1956, fecha también recordada en la Historia como “el sábado negro”, 17 expedicionarios pierden la vida, casi todos fusilados tras su captura por las hordas sedientas de sangre del dictador Fulgencio Batista y los reportan como muertos en combate. Las armas se perdieron.

Los sobrevivientes, fragmentados en pequeños grupos y hasta solos, siguen rumbo al este con el propósito de reagruparse en la Sierra Maestra y liberar a la Patria y a su glorioso pueblo.

Mayra Lamotte Castillo
Mayra Lamotte Castillo

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana; tiene más de 40 años en la profesión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *