Robert no se descuida

La necesaria postergación de los Juegos Olímpicos de Tokio, condicionada por la creciente amenaza de la COVID-19 en el mundo, ha respondido a los reclamos de directivos y atletas de todo el orbe, quienes pedían un aplazamiento por su seguridad, la del pueblo japonés, los aficionados y la humanidad.

Esta lógica decisión complicó el sueño de un sinnúmero de deportistas que se preparaban para buscar su clasificación a tan importante cita cuatrienal.

Uno de ellos es el kayacista pinero Robert Benítez Núñez, con un formidable 2019 al conseguir integrar el equipo Cuba a los Juegos Panamericanos de Lima y lograr una meritoria medalla de plata en el K-4 a 500 metros. Para él, esta podría ser su primera cita bajo los cinco aros con apenas 22 años.

Acerca de su preparación y cómo se encuentra en estos momentos intercambié con el espigado exponente del kayac vía telefónica.

Una primera llamada permitió dialogar con su madre Vilma Núñez, ella pidió llamar más tarde, pues Robert permanecía durmiendo. Horas después logré conversar con el joven, quien con la disciplina con la cual ha forjado una carrera de ensueño cumple con los protocolos higiénico sanitarios al dedillo.

¿Qué competencias tenías planificadas este año?

“Este año no he tenido competición, ya que el evento Descenso del Río Sagua en Villa Clara previsto desarrollarse del siete al diez de abril, así como el certamen nacional del 29 de abril al dos de mayo fueron suspendidos, al igual que el clasificatorio olímpico”.

¿Cómo recibiste la noticia del aplazamiento de los Juegos Olímpicos Tokio 2020?

“Fue impactante, aunque se esperaba, pero fue la mejor decisión. Ahora la prioridad es derrotar la pandemia que tanto daño está ocasionando en el mundo. Queda esperar un año más, permanecer concentrado en las metas y seguir entrenando mucho”.

¿Qué hacías antes del pare?

“Me encontraba en la preparación normal en el centro de entrenamiento en la presa La Coronela, en el municipio Caimito, junto al resto de los integrantes del equipo”.

¿En estos momentos qué actividades realizas?

“Siempre he sido un atleta constante en los entrenamientos. Estoy trabajando a conciencia en la casa, así no retorno  en cero en cuanto a la forma deportiva. Me mantengo haciendo algunos ejercicios puntuales, como saltos, barras, planchas, abdominales… Son tiempos de sacrificio para el deporte, con la agravante de entrenar bajo la cuarentena destinada a frenar la propagación de la COVID-19”.

Robert deberá esperar hasta el 2021 para hacer historia y convertirse en otro pinero participante en Juegos Olímpicos en esta difícil disciplina.
¿Retos con vistas al 2021?

“Lograr la clasificación para las Olimpiadas que sería el principal evento del año”.

Un mensaje al pueblo de la Isla que tanto te apoya en tu carrera.

“Quedarse en casa, cumplir las orientaciones de la dirección de Salud y el país, y confiar en los médicos cubanos que están haciendo lo imposible para que esta enfermedad no se propague aún más”.

Lo dice convencido y lleno de argumentos porque sigue palmo a palmo cuanto se informa en los medios de comunicación. El nuevo coronavirus aplazó las Olimpiadas, sin embargo, Robert expresó: “Lo más importante es la salud de todos”.

Y se despidió agradeciendo a aquellos que se han interesado por su salud, lo cual lo compromete a seguir entregando lo mejor de sí, en aras de continuar cosechando éxitos en los principales eventos nacionales e internacionales en que participe.

 (*) Colaborador

 

COVID-19 Isla de la Juventud Deporte Isla de la Juventud
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *