Robert conquista una plata

Robert junto a Milco, la mascota de los Juegos. Foto: Tomada de Facebook

Paletada a paletada, regata tras regata, resultados a todos los niveles a base de sacrificio, entrega y coraje, así los pineros han hecho del canotaje uno de sus deportes insignes, fraguando las medallas desde la humedad de un río de aguas salobres.

Varias son las figuras del Municipio que ya han dejado su imborrable huella sobre el agua y ahora, en los Juegos Panamericanos Lima 2019, tocó el turno a Robert Benítez Núñez, uno de la nueva hornada y de esos tantos que se forjaron remando con el sol a cuestas de un lado a otro en el río Las Casas, en la Isla de la Juventud.

Partió rumbo a Perú con pronóstico de medalla de bronce en el kayac de cuatro plazas (K-4) a 500 metros (m) junto a Fidel Vargas, Reinier Carrera y Renier Mora, sin embargo, como siempre ocurre cuando de cubanos se trata, a la hora de la verdad prevaleció el empuje de los nuestros que los llevó a entrar bien pegaditos al bote ganador en la pista acuática Albufera Medio Mundo.

La regata del K-4 a 500 m estuvo bastante reñida –nos expresó el subtitular continental a través de la red social Facebook–; logramos venir de atrás y así quedarnos con la presea de plata, superamos a México por unas 230 milésimas y quedamos por detrás de los argentinos, nuevos campeones panamericanos, a 933 milésimas.

Los antillanos cronometraron finalmente 1:23,039 por 1:22,106 los titulares sudamericanos, mientras los aztecas pararon los relojes en 1:23.106 para quedar terceros.

Para Robert esta constituyó su primera experiencia en justas de tal magnitud y regresa a casa con la satisfacción de poder regalar a su pueblo un notable resultado: “Pude disfrutar y festejar en mi primera participación en Juegos Panamericanos de una medalla de plata, por eso me siento muy feliz. Recordé que con disciplina, esfuerzo y sacrificio llegan los resultados propuestos.

“Desde la Isla recibí un apoyo incondicional por parte de los pineros y en especial de mi familia, quienes en cada una de las comunicaciones me animaron expresando su confianza en que sí podía alcanzar la meta propuesta, gracias al entrenamiento realizado junto a mis compañeros.

“Con ellos las relaciones son excelentes y la convivencia en Lima fue bastante emotiva, pudimos festejar con cada logro conquistado por el equipo y desde el primer día que arribamos no faltó el apoyo mutuo en aras de obtener los resultados”.

El oriundo del reparto Nazareno confirmó que el certamen de canotaje tuvo un nivel alto, pues los atletas del resto de las naciones presentes llegaron bien preparados a la competencia en busca del metal que todos quieren ganar.

Además del rigor y la exigencia requerida para este tipo de lid, hubo oportunidad para admirar la belleza de la legendaria capital peruana, cuna de grandes civilizaciones de nuestra América.

“Es una ciudad muy bonita, con algunas características similares a Cuba. En la zona donde se desarrolló el canotaje sobresale la agricultura”.

Ahora, con la presea panamericana resplandeciendo en su pecho y de regreso a casa, Benítez Núñez continuará el entrenamiento fuerte en busca de la clasificación para los Juegos Olímpicos Tokío 2020. Esa, al decir del propio piragüista, es su próxima meta.

Deporte Isla de la Juventud
Yuniesky La Rosa Pérez
Yuniesky La Rosa Pérez

Licenciado en Comunicación Social en la universidad Jesús Montané Oropesa, Isla de la Juventud

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *