Revitalizar el Comercio

Foto: Karelia Álvarez Rosell

No sé cómo no se cansan, le pregunto a la dependienta que pesa unas cuantas libras de arroz. Ella me mira, se voltea para coger otro poco del grano que falta y responde: “ya son muchos años, al final una termina cogiéndole la vuelta, aunque al llegar a casa sale el cansancio”.

Para esta mujer y otros de los más de 2 000 trabajadores del Comercio, la Gastronomía y los Servicios apenas ha habido descanso, sobre todo desde finales de año cuando hubo que asegurarle a los pobladores sus productos básicos de alimentación y servicios, ya con sabor al ordenamiento monetario y cambiario que se acomete en el territorio.

Pero desde antes el ajetreo en las unidades se torna diferente no solo por las medidas que exigen el enfrentamiento a la covid-19 sino por el proceso de perfeccionamiento, el cual pretende cambios profundos en la gestión de las entidades, favorece la diversificación de los servicios y su sostenibilidad.

A estos y otros retos deben enfrentarse las administraciones y colectivos laborales, independientemente del deficiente estado financiero de la empresa y las tensiones debido a los deprimidos abastecimientos, situaciones que los obliga a buscar alternativas y soluciones para solventarla.

Y ante la cercanía del Día del Trabajador del ramo, a celebrarse cada cuatro de febrero en homenaje al natalicio de Fernando Chenard Piña, quien es reconocido como mártir del sector, hacemos énfasis en los compromisos y desafíos porque todavía queda mucho por hacer y emprender.

En varias unidades falta la estética, el trato amable y cortés que merece el pueblo, la creatividad, el control de los recursos y la eficiente gestión, de ahí la lucha constante por elevar la calidad de los servicios y el cuidado de las instalaciones, como la única manera de continuar aportando a la economía municipal y de estar a la altura de lo que el cliente necesita.

Ángel Reyes Rivero, administrador del supermercado Micro 70. Foto: Karelia Álvarez Rosell

Estos retos y celebración atípica motivó la conversación con Ángel Reyes Rivero, al frente del supermercado Micro 70, quien hace tres décadas decidió darle un giro a su vida laboral, al pasar de mecánico automotriz en la Empresa de Comunales a la rama del Comercio, donde pasó cursos hasta formarse como administrador.

La bodega La Revoltosa, La Amistad y otros establecimientos han sido testigo de su desempeño. Su andar le ha proporcionado la experiencia no solo para lidiar con los trabajadores sino también con el público.

Ante una de las interrogantes, planteó: “Se requiere potenciar más la preparación y capacitación del personal para enfrentar las transformaciones porque las exigencias en estos momentos son mayores, se requieren de nuevos conceptos para el trabajo, como la introducción del comercio electrónico con vista a facilitarle el servicio a los consumidores”.

Liset Pérez Martínez, administradora del Mercado Ideal Camaraco. Foto: Karelia Álvarez Rosell

Por su parte Liset Pérez Martínez, administradora del Mercado Ideal Camaraco, ubicado en el Paseo Martí, al repasar sus casi 25 años de labor, rememoró sus inicios como ayudante de cocina en la cafetería Pinos Nuevos, donde comprendió la necesidad de superarse hasta llegar a dependienta, gastronómica, capitana de salón y administradora, por cual ha recibido disímiles reconocimientos por los loables resultados de sus unidades.

Con orgullo habla de su trayecto, aprendizaje y esfuerzo en un sector que demanda de mayores entregas, sobre todo en estos momentos cuando “nos golpea muy duro la falta de suministros y el precio de algunos de ellos a partir de la aplicación de la Tarea Ordenamiento.

“Nosotros recibíamos mucho alimento seco, por ejemplo arroz, azúcar, frijoles, otros granos y productos, pero todo eso ahora escasea motivado a la situación económica del país y el mundo; no obstante, con lo poco asumiremos los cambios y nos enfocaremos en prestarle una mejor atención e información a los pobladores.

“Esta es una de los centros que facilita el pago por tarjetas magnéticas y recientemente inició el adiestramiento al personal para asumir el cobro de la factura mediante un código QR en la plataforma EnZona. A pesar del contexto actual se dan pasos y nosotros estamos en la mayor disposición de responder de manera acertada a lo que nos pide la dirección del país”.

A pesar de las tensiones en la economía habrá que continuar con pasos acertados en el perfeccionamiento, ese que posibilite dinamizar y revitalizar el comercio para mayores satisfacciones a los clientes.

Foto: Karelia Álvarez Rosell

 

 

Isla de la Juventud Ordenamiento
Karelia Álvarez Rosell
Karelia Álvarez Rosell

Licenciada en Defectología en la Universidad Carlos Manuel de Céspedes, Isla de la Juventud. Diplomada en Periodismo con más de 30 años en la profesión.

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *