Retos de pescadores

Foto: Archivo

Conscientes del importante rol que juegan en la alimentación, no solo de la población pinera, sino de otras partes del país, los trabajadores de Pescaisla asumen con todo rigor la decisión de enfrentar dificultades para materializar los compromisos productivos.

Así con esa determinación transcurrió el balance anual de una entidad que ostenta, entre otros lauros, la de ser la mejor del país en el cultivo de la claria, cuya producción récord podría colapsar por el mal estado de la instalación en general y de los canales y tranques de los mismos.

El reto está a la vista, aunque directivos del grupo nacional buscarán soluciones fuera del Municipio ante la carencia aquí de fuerza de trabajo calificada para asumir los trabajos de reparación.

Para este año la acuicultura tiene el propósito de alcanzar las 1480 toneladas de pescado, que garantizarían la sistemática presencia del filete y otros productos derivados en pecaderitos y ferias.

Otros compromisos están relacionados con lograr un mayor incremento de la eficiencia industrial, cumplir los índices de consumo de los portadores energéticos y enfrentar la inestabilidad de la entrada de piensos, así como seguir diversificando la producción para beneficio de la población.

Los desafíos de esta rama son grandes como señala el lineamiento 176 de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, que se propone: “Desarrollar la acuicultura aplicando técnicas modernas de cultivo, con elevada disciplina tecnológica y mejora constante de la genética. Reanimar la industria pesquera e incrementar la oferta, variedad y calidad de productos al mercado interno”.

Los participantes en el debate también abordaron otras problemáticas que deben resolver, como la reparación del varadero, cuya paralización lleva más de un año, con el consiguiente gasto por reparar las embarcaciones en otros lugares del país.

Son tiempos difíciles, pero la producción de alimentos no admite dilatación y así lo dejaron claro las numerosas intervenciones durante los debates del informe presentado.

Ahora se impone seguir trabajando para evitar erogaciones de divisas al país y dar cumplimiento a las estrategias rectoras aprobadas en cada etapa y los planes económicos cada año hasta materializar lo previsto hasta el año 2030.

Como siempre un numeroso grupo de trabajadores destacados fueron estimulados por su quehacer el año precedente, en una etapa donde al entidad solo incumplió la langosta por pobre manifestación de la especie, entre otras afectaciones.

Corresponde ahora a directivos y trabajadores seguir ganando en organización para alcanzar la eficiencia planificada y continuar siendo una empresa apreciada por los pineros en cuando a la presencia diaria de sus producciones y la calidad, cada vez más elevada de sus productos, sin descuidar la preservación del medio marino y costero ni dejar de incrementar los ingresos por exportaciones.

Opinion
Pedro Blanco Oliva
Pedro Blanco Oliva

Licenciado en Literatura y Español en la universidad Carlos Manuel de Céspedes, Isla de la Juventud. Diplomado en Periodismo con más de 40 años en la profesión

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *