Respuesta educativa con alta sensibilidad

La sensibilidad de quienes se consagran a la enseñanza y preparación para la vida de los educandos con necesidades educativas especiales animó el Encuentro Municipal de la Asociación Cubana de Limitados Físico-Motores (Aclifim) y representantes de los ministerios de Educación Superior y de Educación.

En la escuela Omar Antonio Bautista Ramírez tuvo lugar el intercambio, donde José Ricardo Abad Gomero, jefe del departamento de Educación Especial en el territorio, informó que 24 educandos con discapacidad físico-motora asisten a la enseñanza general en la Educación Primaria, Secundaria y Preuniversitaria, tienen un aprendizaje adecuado y alcanzan un desarrollo integral debido a su participación en las actividades recreativas, deportivas y culturales planificadas en sus centros.

En cuanto a la atención a estas personas desde la primera infancia hasta la Universidad con la garantía de su tránsito por los diferentes niveles educativos, Elia Coll Ortiz, metodóloga de Educación Especial, subrayó que para ello se trabaja con maestros ambulatorios y de apoyo en función de la orientación a los docentes de la enseñanza general, el tratamiento a las familias y la sensibilización de la sociedad.

La maestra Mireya, de pie, expone sus experiencias del trabajo con escolares con necesidades educativas especiales

Aspecto de sumo interés resultó el referido a incentivar en los alumnos valores como la honestidad y el amor al trabajo, al respecto la experimentada pedagoga y maestra de apoyo Mireya Duany Preval puso el ejemplo del escolar Brián Betancourt, de diez años, que cursa el quinto grado –con adaptación curricular de cuarto– en la escuela Abel Santamaría y él sabe que va a ser zapatero según la tradición familiar y se siente orgullo.

Arnolber Edilberto Hijuelo Elías, vicepresidente de la Aclifim aquí, apreció los avances, pero puntualizó que la situación de la accesibilidad en la escuela especial José Martí Pérez, de Nueva Gerona, es asunto pendiente “que ha salido en otros eventos como este y se ha despachado con la Educación Especial sin cumplirse todavía la eliminación de las barreras arquitectónicas”.

Este reclamo, cuya solución ya contempla el plan del organismo educacional, está en consonancia con la Instrucción Uno, de 2000, del Instituto de Planificación Física que establece que el proyectista o ejecutor de obra debe velar por su cumplimiento.

Educación Isla de la Juventud
Mayra Lamotte Castillo
Mayra Lamotte Castillo

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana; tiene más de 40 años en la profesión.

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *