Respuesta digna

Sin palabras. Solo Cuba para dar una respuesta así, desde el humanismo y la solidaridad al cínico ofrecimiento de Estados Unidos a nuestro país de una donación de vacunas, cuando somos la nación de América Latina con el mayor porciento de su población vacunada y con un producto de los de más alta efectividad en el mundo, concebido en tiempo récord para contribuir a nuestra inmunización y la de personas de otras latitudes del planeta.

La propuesta desde el corazón, de esas dosis junto a otras que donaremos a algún pueblo que no ha podido vacunar a su gente, es una galleta sin manos a un gobierno que se desmoraliza al hacer una oferta manipuladora y engañosa cuando ya los cubanos vamos para una vacuna de refuerzo, tras aplicarse las tres dosis en la inmunización anticovid.

Solo Cuba para responder desde la diplomacia, con tino y tono, a un intento irrisorio por querer “ayudar” al mismo pueblo que estrangulan día a día y que pretenden someter desde la necesidad y la escasez por más de 60 años, al que ya sin esconderse tratan de propinarle un golpe blando para lo cual llevan a los más altos niveles la subversión política e ideológica en las redes sociales, anuncian intervención militar con infundados pretextos.

Como parte de sus turbios planes promueven el odio visceral entre los cubanos, mentiras de todo tipo y manipulan por todas las vías.

Una vez más nuestro ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez Parrilla, en la mañana de este diez de noviembre, les dio una lección de dignidad desde una abarcadora declaración en la que volvió a denunciar y desenmascarar el accionar despiadado de hostigamiento contra nuestros hermanos que viven en otras tierras y amigos de otras naciones, a la vez que exigió el cese de las provocaciones y falacias, así como el respeto a nuestra soberanía.

Alto y claro hizo este pronunciamiento donde les advirtió a nuestro enemigo histórico y sus asalariados que no nos quitarán ni entorpecerán la alegría de nuestra celebración por haber vencido a la pandemia, de abrirnos al mundo y a una nueva normalidad a partir de este noviembre y seguir aquí, de pie, avanzando a pesar del bloqueo y el intento por desacreditarnos ante el mundo, el cual nos ve como símbolo de resistencia, dignidad, crecimiento y solidaridad.

Isla de la Juventud Opinión Salud
Yojamna Sánchez Ponce de León
Yojamna Sánchez Ponce de León

Licenciada en Literatura y Español en la universidad Carlos Manuel de Céspedes, Isla de la Juventud. Diplomada en Periodismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *