Respuesta contundente

Foto: Archivo

Veintiséis meses después del amañado juicio, y con motivo de las próximas elecciones presidenciales con las que Fulgencio Batista pretendía dar matiz legal a su régimen golpista, se había anunciado una Ley de Amnistía para presos políticos que excluía a los asaltantes a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes.

El tres de mayo de 1955, la Cámara de Representantes del gobierno ratificó la discutida Ley de Amnistía política para los presos opositores al régimen. Esta beneficiaba a los sancionados antes del 15 de abril de 1955 y había sido arrancada gracias a la amplia movilización popular a favor de Fidel Castro y los participantes en las acciones del 26 de Julio de 1953 que permanecían en el Reclusorio Nacional en Isla de Pinos…

Tres días después, el seis de mayo, el Primer Ministro del Gobierno, Jorge García Montes, entregó a la prensa una nota oficial en la cual comunicaba que el Presidente había firmado, los días tres y cuatro de mayo, el proyecto de Ley de Amnistía para delitos políticos, aprobado por el Congreso de la República y sus dos cámaras.

El diez de mayo la Sala Primera de Audiencia de Santiago de Cuba, constituida en el Tribunal de Urgencia presidido por Manuel Urrutia Lleó, aplica la referida norma a los sancionados y no sancionados en la Causa número 37 de 1953. Seguidamente, el 13 de mayo de 1955, cuando ya es conocida en todo el país la aprobación de la amnistía para los presos políticos y la salida de Fidel y sus compañeros, estaba a punto de producirse de un momento a otro, aparece en el periódico La Calle un artículo que contiene la denuncia de que grupos terroristas paramilitares tienen la intención de llevar a cabo incidentes a la salida de Fidel y los Moncadistas y aprovechar la confusión para asesinar al joven. La denuncia había sido hecha en los tribunales habaneros por dirigentes de la Juventud Ortodoxa y la oportuna divulgación impidió la realización de tales planes criminales en contra de los jóvenes, quienes fueron protegidos por el pueblo el día de su liberación.

En horas de la mañana del domingo 15 de mayo de 1955 son excarcelados los 29 combatientes del Moncada… Después de los abrazos emocionados de familiares y el pueblo de la Isla, Fidel acude al hotel Isla de Pinos, en Nueva Gerona, para ofrecer una conferencia de prensa donde deja muy clara su posición política y asevera su declaración ante la petición que hiciera Batista en un discurso en marzo, la posibilidad de incluirlos en la amnistía a cambio de que ellos renunciaran públicamente a la lucha armada.

En ese momento la respuesta de Fidel desde su celda en el Presidio fue categórica: “No queremos amnistía al precio de la deshonra” y ratifica la decisión de continuar la lucha.

(*) Colaboradora y miembro del Secretariado de la UNHIC

65 Aniversario salida de Fidel y los moncadistas del presidio El Pinero 2020 Historia Isla de la Juventud
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *