Resolvamos estas afectaciones para que no se acumulen los problemas

Foto: Ilustrativa

El Presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, convocó en la tarde de este lunes a trabajar lo más rápido posible en la recuperación de los daños ocasionados por la tormenta tropical Laura en el país, para evitar que esas afectaciones se sumen a las que tenemos atrasadas de otros eventos meteorológicos.

Al encabezar una reunión del Órgano Económico-Social del Consejo de Defensa Nacional, donde se evaluó con gobernadores y ministros los perjuicios preliminares en las provincias desde Mayabeque hasta Guantánamo, y los preparativos de los territorios occidentales para enfrentar los embates, el Jefe de Estado definió que la filosofía es terminar con esas afectaciones para que no sigan contando y podamos sacarlas enseguida, como hicimos con el tornado de La Habana.

Las resolvemos, indicó, y continuamos trabajando con la estrategia que tenemos para seguirnos recuperando de otras afectaciones, «que estas no queden en el tiempo, prevaleciendo y sumándonos en la cuenta».

Para ello hay condiciones, aseguró el mandatario, «porque están los recursos en la mayoría de los territorios». Las demás cuestiones que hagan falta, el Ministerio de Economía y Planificación va a ir disponiendo de lo que se necesite en esta situación, precisó.

Trayectoria del cono de la tormenta tropical Laura a las 9:00 p.m. del 24 de agosto. Foto: Mapa del INSMET

Luego de recibir una explicación de las autoridades de cada una de las provincias del oriente, del centro y también de Matanzas y Mayabeque, Díaz-Canel consideró que «hasta ahora no tenemos las afectaciones que esperábamos por la envergadura de lo que se planteaba, sobre todo con las intensas lluvias, también porque la tormenta se movió más al sur de lo que se había previsto en los modelos iniciales».

Pero hay afectaciones que tenemos que atender, fundamentalmente en el servicio eléctrico, que causan mucha molestia, porque en la misma medida en que nos retrasamos en reponerlo, entonces se afectan el abasto de agua y todo un grupo de servicios, apuntó.

Foto: Estudios Revolución

En unas cuentas rápidas, refirió el Presidente de la República, tenemos más de mil viviendas afectadas. Es poco en comparación con otros eventos, valoró, pero se tienen que recuperar de manera inmediata, sobre todos los derrumbes totales que llevan más tiempo.

Para bien ha pasado menos de lo que esperábamos, comentó, y ha traído un poco de agua en algunos lugares del país que tenían una situación compleja con la sequía.

En la reunión, dirigida por el primer ministro, Manuel Marrero Cruz, y que contó con la participación del vicepresidente de la República, Salvador Valdés Mesa, se pasó revista también a las ­medidas tomadas por las provincias de La Habana, Artemisa y Pinar del Río, así como por el municipio especial Isla de la Juventud, para proteger a la población y los recursos de la economía. El Jefe de Estado indicó mantener una observación precisa del movimiento de la tormenta tropical Laura por el occidente, donde puede seguir ganando en organización e intensidad; y pasar a partir de este propio martes a la recuperación también del occidente.

Según precisó el Jefe del Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil, general de división Ramón Pardo Guerra, hasta el momento de la reunión se habían evacuado más de 316 000 personas, la mayoría en casas de familiares y vecinos. Las afectaciones se concentran en la vivienda, fundamentalmente en sus cubiertas; en el tendido eléctrico, con más de 360 circuitos interrumpidos en todo el país; y en la agricultura, particularmente en plantaciones de plátano del oriente de la Isla.

Sectores como el transporte, la industria, las telecomunicaciones, el comercio interior y el turismo, no sufrieron daños de magnitud. Por otro lado, confirmó el Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos, las lluvias han sido muy positivas y se ha logrado recuperar el 12 % de la media del mes, con los mayores acumulados en Santiago de Cuba y Guantánamo.

Foto: Estudios Revolución

ES TIEMPO DE ARRECIAR LAS MEDIDAS DE CONTROL

En la tarde de este lunes, en medio de la situación meteorológica que atraviesa Cuba, el Grupo Temporal de Trabajo para el control de la epidemia sesionó como todas las tardes, encabezado por el Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, ante la urgencia de seguir conteniendo el nuevo brote de la COVID-19.

El Jefe de Estado se refirió a la dispersión y aumento de casos del sars-cov-2 en La Habana, que este lunes llegó a la cifra de 2 179 desde el pasado mes de marzo; de ellos, 32 en la última jornada. La capital de la nación da seguimiento a 197 focos activos en sus 15 municipios y a seis eventos de transmisión local de la enfermedad.

Si seguimos así, alertó el mandatario, no vamos a poder controlar la situación y retrocederemos en lo que habíamos avanzado. Tenemos que ir a medidas de más envergadura en la capital, indicó, para ver si en menos días, con cierres más eficientes, de más rigor, nosotros logramos cortar la transmisión de la enfermedad.

Uno tiene la percepción, manifestó, de que hay lugares donde las medidas de higiene y la percepción de riesgo se han resquebrajado. «Ya no estamos en tiempo de hacer más convocatorias. Ya a la gente le hemos pedido toda la responsabilidad social necesaria, le hemos dado todos los argumentos. Hay que arreciar las medidas de control, el aislamiento físico, y evitar la movilidad en La Habana», dijo.

Díaz-Canel indicó «actuar duramente contra aquellas personas que se quitan el nasobuco, que se oponen a las medidas que se han aplicado, porque son unos irresponsables que están contaminando, contagiando, y poniendo en riesgo al resto de la población».

Al respecto de esas precisiones, este martes un grupo de trabajo, encabezado por el Primer Ministro y conformado por las autoridades de la capital y varios ministros, evaluará nuevas medidas para la ciudad con el fin de cortar el contagio con más rapidez.

Foto: Estudios Revolución

Sobre la situación en La Habana, el ministro de Salud Pública, José Angel Portal Miranda, informó acerca de la decisión de abrir un nuevo evento de transmisión en el centro psicopedagógico La Castellana, en el municipio de Arroyo Naranjo, donde se han confirmado 15 casos, de ellos 12 pacientes y tres trabajadores. Toda la población a estudiar tiene su prueba pcr realizada y se han aislado a los 44 pacientes asintomáticos de la institución en el hospital Julio Trigo.

A la par, en La Habana se cerraron los eventos de transmisión generados en Villa Mégano, en el municipio de Habana del Este; y en Santa Felicia, correspondiente a Marianao.

Además de la capital, en la reunión rindieron cuenta de su situación epidemiológica las provincias de Pinar del Río, que mantiene un evento abierto con 29 casos en La Palma; Artemisa, con Bauta, Baracoa y Mariel, bajo régimen de cuarentena igualmente; y la Isla de la Juventud, que hace 113 días no presenta casos de la COVID-19.

De manera general, en Cuba se han diagnosticado hasta el momento 3 717 pacientes con el nuevo coronavirus, de los cuales se mantienen activos e ingresados en los hospitales, 545. El 96,1% de ellos presenta una evolución clínica estable. En las unidades de cuidados intensivos permanecen dos pacientes en estado crítico y 19 graves. Los recuperados alcanzan ya la cifra de 3 079, un 82, 8% del total.

Cuba
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *