Resistencia (II): “Un golpe al mentón”

En la Arena Rafael Trejo no hay nada mejor que boxear y boxear, aunque mis ojos no ven el golpe a mi rival. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Un golpe al mentón en el cuadrilátero donde faltan guantes, pero no la fuerza. Un jonrón con las bases llenas cuando las pelotas y los bates “están contados”. Aprender a luchar sobre el colchón arreglado por “el profe”. Así comienza el entrenamiento de los pequeños campeones.

Viven en el país que 60 años atrás prometió llevar el deporte tan lejos como fuera posible. Lo consiguió, contra viento, marea y el feroz bloqueo que le quita el aliento.

Con ingenio, solidaridad, alegría, muchas ganas e innumerables triunfos resisten y vencen las familias, los atletas, los entrenadores y médicos. Miles de jóvenes se han formado como profesores en Educación Física para educar en la práctica del deporte, conscientes de que sus niños son los podios más grandes de la patria.

Por cada visa no entregada a tiempo para un evento, por cada recurso negado o traspié impuesto, por los implementos deportivos a precios exorbitantes y en terceros países, se han multiplicado los sueños. Ser como Stevenson, Juantorena, Linares, Mireya, Sotomayor, Ana Fidelia o Mijaín… nunca ha sido una utopía.

Con pelotas vacunadas a puros batazos, terrenos chapeados a manos, cuadriláteros improvisados, tiradores sin balas, judocas sobre tatamis de pajas de arroz, botes remendados para aprender a remar, y remar…

Cuba sigue dando la pelea hasta que el golpe al mentón, el jonrón con bases llenas y la proyección certera nos den la victoria definitiva.

Calentando los músculos para empezar a jugar mi béisbol, aquí en mi área del Pontón. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Sobre el colchón un futuro Ismael Borrero, Filiberto Azcuy, Yandro Quintana o Mijaín López. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Todos somos boxeo, deporte, Cuba. Protagonistas y público, Niñas y niños. Todos

Dar y que no te den, ahí está el secreto del pugilismo que se aprende desde temprano en la Sala Rafael Trejo. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Strike al medio en el Pontón, cuna de grandes peloteros de Centro Habana, de Industriales y de Cuba. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Para subir el ring se necesitan estas cintas en las manos y una fuerza mental que se forja en el gimnasio. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Un nuevo Ariel Pestano, Juan Castro o Pedro Medina sobre el home del terreno del Pontón. ¿Alguien lo duda? Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

La lucha lleva mucha inteligencia, pero sobre todo ganas de vencer al rival que sea, por más fuerte que sea.

La lucha lleva mucha inteligencia, pero sobre todo ganas de vencer al rival, por más fuerte que sea. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

El fildeo de mi vida será cuando llegue al Latinoamericano vestido de azul y de Cuba. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Antes de pelear hay que prepararse tirando golpes, hay que ponerse fuerte. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Pelotas vacunadas a puros batazos para entrenar en las categorías infantiles. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

El más grande luchador no se puede dejar pegar la espalda al colchón, por eso hay que aprender a defenderse. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Mirando por la ventana hay muchos otros campeones que pronto aplaudiremos todos. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

#NoMásBloqueo Cuba
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *