Renace cada agosto

Fidel
http://www.fidelcastro.cu

Conocer al presidente de un país es un alto honor para cualquier ciudadano, pero estar frente a frente a un hombre que reivindicó la historia de su nación, extendió la justicia social por el largo y ancho del archipiélago cubano y cabalgó al frente de múltiples batallas del orbe, es un orgullo que inunda con franqueza estas palabras.

Cuando se habla de Fidel las palabras corren el riesgo de quedar huecas porque el líder estudiantil, el abogado de su propio juicio, el joven que comandó el asalto al cuartel Moncada y a los expedicionarios del yate Granma, el guerrillero, el héroe de las batallas cotidianas… trascendió todos los momentos altruistas que lo definieron como hombre y luego como mandatario, apoyado plenamente por un pueblo que sufrió en carne propia el analfabetismo, la falta de asistencia médica y otros males que con él se lanzó a eliminarlos y construir una nueva sociedad que hoy lo mantiene vivo en cada lugar testigo de las transformaciones.

Y aunque al recordarlo en esta fecha que rememora su natalicio, pudiera repetirse lo que muchos hablan de su figura, siempre afloran testimonios y reflexiones inéditas y apreciamos la dimensión de su grandeza y vigencia cuando más son las amenazas y peligros para erigir el mundo mejor por el que tanto hizo y hace aún.

Confieso que cuando lo conocí quise ser como él. A pesar de mi corta edad y plena adolescencia, me pareció un héroe gigante, de esos que salvan a la humanidad y llenan de caramelos y sueños la vida de los niños…y así hizo desde 1959, cuando la Revolución triunfó y llegó a todos los confines geográficos y del alma de todo un pueblo.

Fidel, un nombre que cambió la historia de esta nación, le dio la posibilidad a los cubanos de estudiar, superarse, trabajar, acceso a la salud, de vivir dignamente, despojó de la riqueza mal habida a negociantes y mafiosos que hundían en la pobreza a la gran mayoría, y llevó justicia al más apartado confín de Cuba entera.

Es por ello que al escribir estas líneas lo evoco desde la magnificencia de un ser que traspasa la muerte, renace en cada agosto en que rememoramos su natalicio y se queda en el recuerdo eterno de esta niña y adolescente que se hizo joven y lo sigue admirando como aquel día de una jornada pioneril en que quedó para siempre en mi corazón.

Fidel: Aniversario 93 de su Natalicio Isla de la Juventud
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *