Remolacha ¿hervida o natural?

Foto: Wiltse Javier Peña Hijuelos

Esta es una de las verduras más populares y antiguas. La variedad de mesa posee raíces gruesas y carnosas, con un color típico denominado rojo remolacha, usado frecuentemente para pintar sopas, licores y helados.

Fresca y puesta en el interior de una bolsa plástica se conserva en refrigeración hasta tres semanas. No es recomendable congelarla cruda porque se reblandece, pero sí hervida y cortada en rodajas.

Se trata de un alimento energético, aconsejable para contrarrestar la anemia y enfermedades de la sangre debido a su alto contenido en hierro, azúcares, vitaminas  C y B, potasio y carotenos. Entre otros aportes se encuentran los folatos, los cuales intervienen en la formación de glóbulos rojos y blancos, en la síntesis del material genético y la formación de anticuerpos en el sistema inmunológico (muy a propósito en tiempos de covid-19).

En cuanto a minerales, la remolacha es rica en yodo, sodio y potasio; también contiene magnesio, fósforo y calcio.

Tiene alto contenido de fibras, soluble e insoluble. La primera ayuda al buen trabajo del tracto digestivo, mientras la segunda mantiene controlados los niveles de azúcar en sangre y colesterol.

Se consume cruda o no, pero natural conserva más propiedades, por ello sería propicio rallarla cruda y aliñar con aceite y limón (o vinagre). Para su cocción –que las hace más digestivas– conviene introducirlas en agua con sal, sin pelarlas, pues perderían parte de su color y sabor. Debe hervirse al menos una hora. Aunque puede ser consumida asada, al horno o en microwave.

Para su reproducción, la planta en cuestión no es muy exigente en cuanto a suelos, sin embargo prefiere los desgranados, con buen drenaje y PH de 5,8 a siete, o sea, neutro o algo ácido.

A chorrillo es su siembra habitual, en surcos separados a 30 o 40 centímetros. Luego se debe aclarar la hilera de plantitas dejando un par cada ocho o diez centímetros.

La cosecha comienza a los 50 días y se extiende hasta los 90, según la variedad y época de siembra, puede ser casi todo el año.

Agricultura Isla de la Juventud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *