Reflexión del autoabastecimiento alimentario

Los miembros del Buró Ejecutivo del Comité Municipal del Partido pusieron recientemente en el colimador la situación del autoabastecimiento municipal, entre otras temáticas relacionadas con la agricultura como la comercialización y política de cuadros.
La reunión, presidida por la integrante del Comité Central del Partido Zunilda García Garcés, primera secretaria en el Municipio, centró el análisis en las subjetividades –relacionadas con la organización, planificación, el control y los métodos de dirección– que provocan incumplimientos del Programa de Autoabastecimiento.

El informe presentado por Wílliam Mesa Salazar, al frente de la esfera agroalimentaria, señala que no todas las bases productivas están comprometidas con la voluntad del país de producir 30 libras per cápita de viandas, hortalizas, frutas y granos y cinco kilogramos de proteína animal cada mes a la población.

Calificado por los presentes como crítico e integral, el texto puso sobre el tapete dificultades con la poca diversificación de las producciones, el irrespeto a los ciclos de siembra –que incide luego en los rendimientos– y la falta de estrategia en la plantación de cultivos como la cebolla, el ajo y la malanga.

“No hay adecuada atención a los más de 2 000 usufructuarios –responsables de más del 80 por ciento de las producciones–; no todas las tierras están eficientemente explotadas, ni son bien aprovechadas las que se encuentran bajo riego; existe desconocimiento de las 63 medidas que eliminan trabas en el proceso productivo y los sistemas de pago no estimulan a los trabajadores”, dijo.
Subrayó que en cuanto a la producción de carne de ganado menor no se entrega ni una libra de ese alimento por habitante. “Este es el programa que menos atención y recursos ha recibido. Los módulos pecuarios, aún incompletos en cifra, y los centros multiplicadores caprino y de cerdo de capa oscura tendrán resultados palpables a partir del año venidero”.

A esa realidad se suman la seria situación de la granja urbana, la deficiente contratación, comercialización y control para que los productos lleguen a su destino. Existe potencial en el territorio para lograr el autoabastecimiento. Las organizaciones de masa, tanto en barrios y comunidades como en centros de trabajo deben aprovechar mejor las movilizaciones para incrementar la producción de alimentos en cada palmo de suelo, refirió García Garcés.

Yainiel Pacheco Casero, integrante de la dirección política, propuso convertir los problemas en oportunidades para el cambio a partir del uso de la ciencia y la innovación con el respaldo de la universidad, al tiempo que señaló como talón de Aquiles la política de cuadros. Precisamente existe falta de integralidad en los análisis en relación con el modo en que los cuadros organizan los procesos y la forma en que se controlan las producciones en patios, huertos y parcelas en barrios y comunidades, porque esos alimentos también tributan al Programa de Autoabastecimiento, precisó Yusdanka Rodríguez Fuentes, al frente de la esfera ideológica.

Esnoide Pantoja García, campesino de la CCS Julio Antonio Mella e integrante del Buró, comentó que la mayoría de los directivos de la agricultura es de reciente promoción y los precios especulativos están relacionados con cultivos que no se producen en la Isla.

Agregó este productor de avanzada que el desconocimiento de las 63 medidas está en su implementación, por eso sugirió a su presidenta de CCS preparar un boletín en calidad de instructivo, exhortó a retomar las plenarias productivas de cara a las estrategias y dar a conocer los productores que definen cada campaña.

Lo urgente no puede sustituir lo estratégico, señaló el Máster en Ciencias Rafael Licea Mojena, rector de la universidad e integrante del Buró, quien significó que para transformar la realidad la empresa estatal socialista debe ser eficiente para interconectarse con el resto de los actores económicos. “La mayoría de los proyectos deben ser agroproductivos, porque en eso nos va la vida”, subrayó.

Manuel Aguilar Guerra, nuevo director de la empresa Agroindustrial, reconoció que las insuficiencias en la planificación y la falta de una estrategia sólida son los principales obstáculos para responder a la demanda de alimentos de la población, escenario sensible al cambio si se trabaja de conjunto con todos los actores y en especial con la universidad, a fin de auxiliarse en la ciencia e innovación.

La máxima autoridad partidista aquí subrayó que “no hemos sido sistemáticos ni exigentes. Para que el Programa de Autoabastecimiento sea sostenible, –acotó– es imprescindible dar seguimiento a la gestión de la tierra, cumplir los cronogramas de siembra según los cultivos y fomentar el alimento animal.

“Todo este esfuerzo se corresponde con la voluntad política de ofrecer más opciones a la población a partir del Programa de Desarrollo Local y los encadenamientos productivos a fin de garantizar –enfatizó García Garcés– la soberanía alimentaria y nutricional”.

Otros artículos del autor:

Isla de la Juventud
Yojamna Sánchez Ponce de León
Yojamna Sánchez Ponce de León

Licenciada en Literatura y Español en la universidad Carlos Manuel de Céspedes, Isla de la Juventud. Diplomada en Periodismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *