Reflexión auténtica en debates de trabajadores de la Cultura

Foto: Ariel Cecilio Lemus

Durante la Primera Conferencia Nacional del Sindicato de Trabajadores de la Cultura, clausurada por Miguel Díaz-Canel Bermúdez, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros

 

Fructíferos resultaron la clausura, los debates e intercambios de la I Conferencia Nacional del Sindicato de Trabajadores de Cultura que profundizó en asuntos medulares en este frente que se ha definido como espada y escudo de la nación y que resultó una experiencia vital para quien escribe estas líneas en su condición de uno de los delegados de la Isla de la Juventud al importante evento.

Fueron muchos los momentos inolvidables, pero sobre todo las reflexiones compartidas con los participantes en la clausura por Miguel Díaz-Canel Bermúdez, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, cuando afirmó que no se pueden confundir la voluntad de difundir la cultura con los afanes de mercantilización en el arte; ni podemos confundir creación artística con el interés personal de algunos de vender a cualquier precio.

Dijo que hay quienes están haciendo todo lo posible por apartar al Estado del ámbito de la cultura, sobre todo los que se oponen a la Revolución, y cuando se va a discutir un tema no quieren que esté presente la institución cultural.

Amplió que, en vez de hablar de disfrute y apreciación de las artes, existe una tendencia a referirse al consumo del arte, quieren que se convierta en mercancía, anteponiendo el interés de enriquecimiento personal a la calidad y la política cultural de la Revolución, que es desarrollar la autenticidad.

La Conferencia dedicó también sus sesiones de trabajo a un encuentro entre los delegados e invitados del cónclave con autoridades y directivos del Ministerio de Cultura, el Instituto Cubano de Radio y Televisión, y el Comité Central del Partido.

En cada uno de esos espacios, como preámbulo del trabajo por comisiones, los 200 delegados y 90 invitados de toda Cuba, se refirieron a los tópicos que atañen y preocupan a los hombres y mujeres agrupados en este sindicato.

No obstante, quedó claro que es vital para lograr impulsar los ritmos productivos en los centros y entidades, que cada quien se erija como un ente propulsor de estos procesos haciendo lo que le corresponde y mirándose por dentro para detectar y luego erradicar las deficiencias.

Se llamó a fortalecer el trabajo político e ideológico en las nuevas generaciones como continuadores de la obra de la Revolución, pero también mejorar la atención a muchos de nuestros jubilados que aún están en condiciones de aportar y de quienes todavía se pueden obtener enseñanzas.

Defender la continuidad de la Revolución y la construcción de un Socialismo próspero, equitativo y sustentable, constituye la principal tarea de los cubanos y una manera eficiente y eficaz de conseguirlo es mediante el ejercicio del trabajo. En este sentido el sindicato juega un papel decisivo en cada uno de nuestros centros laborales en el impulso de las labores y la atención a quienes la ejecutan, el hombre.

Las sesiones de trabajo de la I Conferencia Nacional del Sindicato de Trabajadores de Cultura continuaron asimismo con la presentación de la candidatura del Comité Nacional y el acto de condecoraciones.

Foto: Ariel Cecilio Lemus

 

 

Isla de la Juventud
Yuniesky La Rosa Pérez
Yuniesky La Rosa Pérez

Licenciado en Comunicación Social en la universidad Jesús Montané Oropesa, Isla de la Juventud

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *