Recuperar el plástico

reciclar-basura-domesticaElevar la cultura de reciclar desechos plásticos en todo el territorio nacional como bien se expuso en el periódico Granma, constituye una urgencia en la actualidad, no solo por los gastos en los que incurre el país al erogar miles de dólares en la compra de derivados de este material como el polietileno de alta densidad, utilizado en diversas producciones industriales, sino también por los daños que causa al medio ambiente por la demora en su descomposición.

 

recycling-plastic-bottlesElevar la cultura de reciclar desechos plásticos en todo el territorio nacional como bien se expuso en el periódico Granma, constituye una urgencia en la actualidad, no solo por los gastos en los que incurre el país al erogar miles de dólares en la compra de derivados de este material como el polietileno de alta densidad, utilizado en diversas producciones industriales, sino también por los daños que causa al medio ambiente por la demora en su descomposición.

A partir de una inversión ejecutada en la planta de procesamiento de Cienfuegos, todo el plástico recuperado tendrá el destino ideal para su tratamiento en esa instalación, que ahora exhibe mayor capacidad y diversidad para procesar.

En la Isla de la Juventud estos desechos forman parte de los productos menos entregados a la Empresa de Recuperación de Materias Primas (ERMP), aunque es del conocimiento de todos las diferentes vías para su donación: Casas de Compra, el Movimiento Recuperadores del Futuro en las escuelas, y los mini festivales de los Comités de Defensa de la Revolución, entre otras vías.

Sin embargo, los precios que indica la ERMP para la compra de este surtido, no parecen tentar a la población, lo cual afecta sin dudas el cumplimiento de los compromisos de ese material conociendo que las Casas de Compra tienen el mayor potencial de recuperación del Municipio al constituir la principal vía.

Los desechos varios de polietileno son comercializados a 50 centavos en moneda nacional el kilogramo. Similar precio tienen los envases de champú, acondicionador, crema, medicamentos, leche, yogur, desodorante, ambientador y desincrustante.

Mientras los desperdicios plásticos de tereftalato de polietileno: pomos de aceite, agua, refresco, cosméticos y bebidas, tienen un costo mayor: cinco pesos el kilogramo.

La mayoría de quienes destinan su tiempo o parte de él a la recolección y venta de desechos de materias primas solo ven en ese ejercicio la posibilidad de adquirir ganancias monetarias para incrementar su patrimonio y elevar su calidad de vida. Pero se debe comprender  que con este accionar también brindan su aporte a la economía del país y contribuyen a la conservación del medio ambiente.

 

 

Comparte esta noticia:

{loadposition botonessociales}

 

{loadposition tabfinal}