Rebeldía indómita de pinos nuevos

Ilustración: Adrián Segura

Que torpes fueron. Mientras mayor era el empeño del colonialismo por separar de la nación a la segunda ínsula del archipiélago cubano, más unían el sentimiento patriótico.

Los planes de convertirla en cárcel para acallar el espíritu de lucha, por el contrario, avivó la rebeldía y enraizó la cubanía entre pinos nuevo y frondosos,mambises llegados de toda Cuba, deportados imberbes y audaces, prisioneros negados al encierro, naturales que se sumaban a la contienda y asaltantes todos del porvenir.

Que mejor fecha que este 13 de octubre lleno de simbolismo para, a modo de regalo, dedicar este suplemento histórico el Pinero, al aniversario 150 del inicio de las guerras de independencia, con testimonios e investigaciones que muestran acciones increíbles –algunas inéditas– de indómita rebeldía de la nación que nacía en la manigua oriental y crecía aquí con sus pinos nuevos arengados por el ¡Viva Cuba Libre! proclamado por Céspedes a más de 660 km de distancia que, sin embargo, acercaba almas y brazos.

En fin, héroes y hazañas que hicieron del pequeño terruño heroísmo inmenso del batallar de los últimos dos siglos y de la misma revolución que prosigue hoy victoriosa.

Esta jornada del 13, además de la cercanía con el 10 de octubre que convocara a liberar a la Patria, fue el día de 1870 que registra la entrada de José Martí al territorio, en tránsito a su destierro a España, y del arribo, 83 años después, de los primeros moncadistas que tras el asalto del 26 de Julio para no dejar morir al Apóstol en su centenario ni el ímpetu de Céspedes, los condenaron a Presidio Modelo, sin imaginar la fecunda escuela que erigieron junto a Fidel.

Pero aquel joven de 17 eneros no fue un deportado más cuya llegada retrasó un ciclón, sino un revolucionario inquieto que, según testimonio de quien lo conociera aquí y fuera hija del deportado José Bellido de Luna, no solo enseñaba a los niños de su benefactor José María Sardá en El Abra, sino que solía reunirse con otros patriotas, leer la prensa, hojas impresas y proclamas, incluida las afines a las ideas libertarias, burlar la vigilancia española, tallar piezas de carey como aretes y amasar sueños de lucha indetenible.

Los invitamos, pues, a recorrer en estas páginas de viva Historia el andar de muchachos valientes, pero gigantes por la libertad.

El Pinero Otras de la Isla de la Juventud
Diego Rodríguez Molina
Diego Rodríguez Molina

Licenciado en Periodismo en la Universidad de La Habana. Tiene más de 40 años en la profesión

Colaboradores:

2 Replies to “Rebeldía indómita de pinos nuevos

  1. Felicidades al equipo que preparó este suplemento que es un buen material de consulta para la enseñanza e investigadores. Ya la bibliotecaria de mi escuela compró varios ejemplares y los preparó para su utilización x estudiantes y profesores.

  2. Muy bien lograda la ilustración de Adrián Segura, así como todos los artículos del suplemento el PINERO, bien argumentados y emotivos, así como fotografías e ilustraciones bien escogidas de la época. Gracias al periódico por regalarnos tan interesantes artículos. Sigan así…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *