Rafael Correa: un presidente necesario

rafael-correa-2Este jueves, el canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, ofreció una buena noticia para esa nueva América Latina que intenta estructurarse en estos tiempos. Según el diplomático, el presidente Rafael Correa se postulará a la reelección si así lo deciden las bases de los grupos políticos que lo apoyan.

 

rafael-correaEste jueves, el canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, ofreció una buena noticia para esa nueva América Latina que intenta estructurarse en estos tiempos. Según el diplomático, el presidente Rafael Correa se postulará a la reelección si así lo deciden las bases de los grupos políticos que lo apoyan.

Es una iniciativa lógica sin contratiempos para implementarse. Correa es el líder de un proceso progresista con logros sociales y económicos evidentes, logró reducir la desigualdad, implementó un salario básico digno, una reforma fiscal que aumentará los gastos sociales, y por supuesto, grandes avances en el acceso a la educación pública gratuita y de calidad.

Quiero decir con esto que Correa tiene las bases para mantenerse en la presidencia por un nuevo periodo, además, así lo necesita la Revolución Ciudadana que el propio mandatario impulsa, es un proceso inacabado con necesidad de profundizarse, y para lograr ese objetivo, es indispensable la figura del líder.

Es algo parecido a la situación de Venezuela con Chávez, o en Bolivia con Evo; los verdaderos procesos de cambios giran en torno a un líder en sus primeras décadas hasta que logran consolidarse. La campaña del mandatario tendrá pocas dificultades, su popularidad es altísima y la oposición ha perdido ímpetu tras una cadena de fracasos.

¿Qué significado tendría la candidatura de Correa y su triunfo? Para Ecuador representa la continuidad de un modelo exitoso; pero para América Latina implica mantener a uno de los protagonistas más activos de los cambios políticos que vive la región.

Correa pertenece al núcleo duro progresista latinoamericano, a ese grupo de presidente que hablan sin complejos sobre socialismo y no se conforma con medidas cosméticas, sino con cambios radicales para impulsar una sociedad realmente nueva, no solo en materia económica, también política e ideológica. Vamos a decirlo de una forma más sencilla: Correa es necesario en la escena política latinoamericana.

Su importancia explica los planes estadounidenses conocidos gracias a unas declaraciones del exembajador británico en Uzbekistán, Craig Murray, quien asegura que la CIA invierte 87 millones de dólares para lograr la derrota de Correa en los próximos comicios; la cifra, asegura Murray, se ha triplicado tras la victoria electoral del presidente Hugo Chávez en Venezuela.

Cierto o no, es indiscutible que el panorama latinoamericano preocupa e incomoda a Washington. La hipotética derrota de Chávez hubiera degradado a otros gobiernos revolucionarios de la región, pero su victoria tuvo un efecto contrario, fue un aliento. El triunfo de Correa es otro impulso en ese sentido.

Habrá que esperar el desarrollo de la campaña, veremos provocaciones o planes desestabilizadores, pero lo más probable es que el pueblo ecuatoriano, como lo hizo el venezolano, deje sin argumentos a quienes cuestionan la popularidad de la propuesta socialista en esta parte del mundo.

 

 

Comparte esta noticia:

{loadposition botonessociales}

 

{loadposition tabfinal}