Quimbombó, el mejor sustituto del chícharo

Esta hortaliza se cultiva por su fruto, una cápsula parecida al pimiento, empleada como verdura o condimento en ensaladas con carne o arroz y en un potaje llamado de quimbombó, manjar típico de la culinaria africana. Tiene una superficie velluda y al cortarla deja escapar un mucílago viscoso, muy útil para espesar sopas, que le es característico.

Combina con tomate, cebolla, pimiento, maíz y ñame, también con el curry, cilantro, orégano, limón y vinagre. Es una verdura frágil que puesta en bolsa de papel o nailon se conserva solo dos o tres días en refrigeración. Contiene vitaminas A, C, E, K, B6 y B12, Tiamina, Riboflavina y Niacina.

Crece bien en cualquier tipo de terreno fértil; debe estar siempre mullido y conservar la humedad. Los prefiere con PH de seis a ocho, o sea, neutro. Como los nuestros son generalmente ácidos, conviene mejorarlos con carbonato de calcio.

Los surcos para su siembra deben mantener un metro de separación; dejando caer las semillas a una distancia de 50 centímetros entre plantones, a razón de tres o cuatro en cada uno, las cuales se entierran con los pies. Cuando las plántulas alcancen tamaño suficiente, se arrancan las débilesy dejan una o dos de las más vigorosas.

Su cultivo puede efectuarse durante todo el año, pero la mejor época es en septiembre, suspendiéndola en octubre para continuar hasta enero. A los 70 días de efectuada están los primeros frutos en condiciones de ser recolectados, lo cual se conoce cuando se les puede clavar la uña con facilidad. Su cosecha puede continuarse tres o cuatro meses.

¿El detalle curioso? Las semillas tostadas y molidas son uno de los mejores suplentes del café, sin cafeína. Superiores a la achicoria, muy usada para tal fin en Europa. Entonces, ya sabe, deje los chícharos para otra cosa.

Cultiva tu pedacito Isla de la Juventud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *