¿Quiénes son esclavos modernos?

Foto: Tomada de Twitter

Una reflexión desde la Isla de la Juventud en esta jornada del 26 de Julio

Hay expresiones que duelen cuando uno las lee en la cloaca de las redes sociales en que algunos pretenden convertir a Twitter, encadenados por la mentira o comprados, y más en momentos en que los cubanos recordamos la gloriosa jornada del 26 de Julio de hace 66 años.

Ejemplo de valor y desprendimiento protagonizó entonces un puñado de jóvenes capitaneados por Fidel, quienes vendieron sus pertenencias para comprar armas, arriesgaron hasta su propia vida para liberar a la Patria y no se detuvieron hasta cumplir el objetivo.

Tal altruismo hoy es patrimonio de todo un pueblo que hace actitud de cada día lo expresado en las etiquetas empuñadas en twitter #VictoriaDeLasIdeas y #SiempreEs26, cual continuadores de la misma revolución, que nos ha hecho verdaderamente libres y dueños del poder político, nuestra principal conquista.

Por eso esclavos modernos no son los médicos cubanos consagrados al servicio de la humanidad, sino los serviles perros falderos del imperio tan genocida como el de Hitler, encabezado por un criminal con igual cantidad de letras en su apellido –Donald Trump–, pero con más fechorías y mentiras que el fascista alemán.

Pero tales atrocidades son incuestionables para esos nuevos esclavos de la ideología neoliberal que criminaliza a los pueblos y líderes que se les enfrenta.

Esclavos modernos no son ni pueden ser los médicos cubanos que como expresión de la libertad lograda, salvan vidas en los lugares más distantes, sino los que critican esa obra noble y todo por servir al emperador de la maldad que desprecia a migrantes, a los niños del Tercer Mundo, a negros y asiáticos, a religiosos de otros credos que no sean los tradicionales, a personas humildes y a todo lo que huela a elemental humanismo.

Esclavos modernos no son quienes marchan a lejanas tierras a curar a los necesitados desafiando amenazas y otros obstáculos, sino los que intentan humillar tan grandioso gesto y se pliegan a gobiernos que usurpan el poder de las mayorías y prohíben a sus ciudadanos venir a Cuba para evitar el “contagio” de solidaridad, e impiden el acceso de medicinas y alimentos.

Foto: Tomada de Twitter

Tampoco somos esclavos modernos quienes seguimos a un Presidente modesto y sensible como el que tenemos los cubanos y a una nación orgullosa de su labor fraterna y con personal médico en casi todos los continentes, sino quienes solo entienden de dinero y venden su alma al demonio que ennegrece la Casa Blanca con los sucios colores del engaño y la violencia.

No pueden estar encadenados aquí los compatriotas que, encabezados por el mandatario Miguel Díaz-Canel, alientan a las familias de los galenos secuestrados en África, pero sí están sometidos a la irracional política anticubana los que nada dicen de quienes separan a los niños de sus madres migrantes y cierran las puertas y atropellan a los pobres, necesitados de trabajo y amparo, víctimas del falso sueño americano.

Esclavos modernos son realmente los que no saben de solidaridad ni entienden del desprendimiento enaltecedor de esa práctica, ni se imaginan los otros valores que hacen mejores a los humanos, porque solo tienen como móviles dañinos egoísmos, creerse superiores a los demás solo por tener más bienes materiales, idolatrar al don dinero y pensar equivocadamente que con este se compra y soborna todo.

Así siguen atrapados no pocos por el mundo con su mente deformada por la manipulación cada minuto de los grandes medios de poderosos intereses que les molesta el ejemplo de Cuba y la resistencia de otros pueblos a los que trata de aplastar no solo con bloqueos, muros, amenazas y listas negras, sino también con falsas noticias e identidades simuladas, rumores y bolas diversas y veneno destilado por la red virtual con aparente dulzor para atrapar a no pocos ingenuos y confundidos.

26 de Julio 2019 Isla de la Juventud
Diego Rodríguez Molina
Diego Rodríguez Molina

Licenciado en Periodismo en la Universidad de La Habana. Tiene más de 40 años en la profesión

Colaboradores:

One Reply to “¿Quiénes son esclavos modernos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *