¿Quién retrató a Fidel en Presidio Modelo?

A la derecha, El Intrépido, a punto del desguace final. Foto: Archivo

El Album Susini existió con su acartonada cubierta original hasta que a un museólogo bien intencionado se le ocurriera “la mejor forma de preservar sus fotografías”, trasladándolas a una nueva carpeta, moderna, con separador de papel cebolla, como se conservan hoy en el Museo Municipal.

Sus excelentes impresiones se acercan a los 100 años, y el blanco y negro originales tornaron a un color herrumbroso; pero atesoran los mejores paisajes pineros de antaño, las calles coloniales y su ambiente, así como el esplendor de los bucólicos bungalós, anteriores a la estampida norteamericana ocasionada por la firma del tratado Hay-Quesada, en 1925.

Durante mucho tiempo no pude responder a una interrogante crucial, ¿quién nos legó tanta belleza histórica? Hoy lo supe y se lo comparto. Fue Amelia D’ Alerta Susini, y lo dedicó a su madre. Hermana de Hugo, el padre de Víctor Hugo D’ Alerta Soto. Un italiano-argentino que engendrara aquí a nuestro Garibaldi D’ Alerta Pérez, Gari, hoy reconocido maestro del lente geronense.

El padre de Gari, creció dentro de Presidio Modelo donde Hugo, su antecesor, era el fotógrafo oficial y vivían los D’ Alerta. Estudió en la Escuela Nacional de Fototécnica de Cuba, la misma donde se formaran otros retratistas ahora bien conocidos como Sala o Korda.

Víctor Hugo D´ Alerta Soto fue más que fotógrafo profesional. De sus retratos al óleo se conserva al menos uno, en la sala de Gari. Construyó, además, un barco de pasajeros, El Intrépido, con forma de zepelín; aerodinámico y cerrado en cubierta, como una lancha Kometa. Algo muy superior a la técnica de su tiempo. Pero la Compañía de Vapores de Isla de Pinos (The Isle of Pines Steamship, Co.) tenía la concesión de la ruta Gerona-Batabanó, interpuso la ley y no le permitió navegar en aguas pineras.

El Intrépido tuvo un contrato corto para el abastecimiento, reparación y asistencia a los faros, donde demostró excelentes condiciones marineras en condiciones inusuales; pero luego nadie le buscó jamás –anulado por intereses poderosos– y en su amarradero a la margen contraria del río Las Casas, como un apestado, estuvo inerte por largo tiempo hasta que… “por su casco podrido y mal estado técnico, se le prohíbe navegar”.

Fue su constructor frustrado, aquel pintor al óleo y fotógrafo heredero, Víctor Hugo D’ Alerta Soto, quien hiciera un insospechado aporte a la historia de la Patria: las excelentes fotos tomadas a Fidel y los sobrevivientes del asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, al completar sus expedientes en Presidio Modelo.

Cultura Isla de la Juventud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *