Que vengan más fiestas…

Foto: Yasniel Reyes Piloto

La Isla de la Juventud durante los dos últimos fines de semana ha sido todo ajetreo, bullicio, trasiego de transeúntes, música, kioscos que se arman en un abrir y cerrar de ojos, carpas, olores de comidas diversas y venta de los más disímiles artículos y precios.

Primero fueron las fiestas dedicadas a los más pequeñines de casa, para quienes hubo desfiles de comparsas y carrozas; así como muñecones, aparatos eléctricos que bien lo agradecieron ante la ausencia en la localidad de un parque infantil, ya que Los Pineritos todavía anda en reparaciones.

También hubo confituras aunque según algunas familias estas no eran suficientes ante su rápido agotamiento. No pocos “pillos” se aprovecharon de la oferta para el acaparamiento y luego venderlas a precios estranguladores de bolsillos.

Luego llegaron los tres días festivos para los adultos, estos antecedidos por un precarnaval, que contó con la actuación en La mecánica de José Manuel Carvajal Zaldívar, más conocido como el el Taiger, con quien los jóvenes tuvieron la posibilidad de “reguetonear”.

Vale destacar en esta oportunidad los paseos, para muchos superiores en calidad con respecto a años precedentes, sobre todo por las coreografías, el recorrido musical por los ritmos tradicionales cubanos que se conjugaron con los de la modernidad y los vestuarios, cuyos diseños salieron de las manos del destacado profesor Juan Ramón Bascó y la confección de Yamil Ávalo.

Foto: Yasniel Reyes Piloto

Y embellecieron estos paseos que grandes y chicos pudieron disfrutar hasta el domingo, la comparsa de la Federación de Estudiantes Universitarios de La Habana, ganadora de premios nacionales y con reconocimiento internacional.

A golpe de conga concluyó cada desfile y al calor de los tambores y la trompeta china terminaban arrollando los asistentes, pero en estas Fiestas Pineras a muchos pobladores los sorprendió el amanecer bailando con la banda de Cándido Fabré, ese carismático cantante, improvisador y defensor de lo más autóctono de la cultura cubana.

A él se le vio no solo haciendo de las suyas en La Mecánica o en cualquiera de los escenarios acondicionados en La Fe y La Demajagua, sino también compartiendo con los pineros durante su paso por las calles y con los veteranos del béisbol local en ese juego que ya se torna habitual.

Otras agrupaciones como la de Adalberto Álvarez, los artistas de Palmas y Cañas, los comediantes amenizaron los carnavales; mientras hubo quienes prefirieron deleitarse con las funciones del rodeo entre el equipo local y el de Pinar del Río, entre los cinco mejores del país.

Para muchos la cerveza estuvo, como bien dice el personaje Ruperto del programa Para vivir del cuento: a pululo…y primó la variedad de precios; así también los comestibles en las áreas establecidas como en los kioscos del sector no estatal.

En cuanto a las ofertas de los catres, esos que se arman en cada carnaval del país, los pobladores cuestionaron los precios exorbitantes, sobre todo de los juguetes, por lo que para las venideras fiestas habrá que valorar esta sensible situación, la cual se agrava todavía más por la carencia de estos en la red de tiendas.

Mención aparte merecen los trabajadores de Comunales, quienes luego de cada bailable en La Mecánica o al cierre de cada jornada llegaban con sus implementos y equipos de labor para garantizar la higiene de las calles y áreas.

De manera general los pobladores le dicen un hasta pronto a unas Fiestas Pineras, donde primó el colorido, la alegría, la creatividad, la oferta, la organización, la disciplina y, sobre todo, la pineridad y la celebración por esta isla siempre cubana. ¡Que vengan más fiestas!…

Foto: Karelia Álvarez Rosell
Foto: Yasniel Reyes Piloto
Fiestas Pineras 2018 Isla de la Juventud
Karelia Álvarez Rosell
Karelia Álvarez Rosell

Licenciada en Defectología en la Universidad Carlos Manuel de Céspedes, Isla de la Juventud. Diplomada en Periodismo con más de 30 años en la profesión.

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *