¡Que venga la lluvia, que la estoy esperando!

Emplazando la primera pieza de hormigón
Foto: Marianela Bretau Cabrera

Dentro de poco Bertha podrá disfrutar de la lluvia desde la ventana de su casa sin la preocupación de que se inunde por las muchísimas y constantes goteras que “adornaban” su techo. Hace dos semanas una brigada de la Empresa Constructora Integral del municipio derrumbó la cubierta del edificio multifamiliar donde vive esta vecina y en el cual laboran para su recuperación.

“Imagínate que tenía cazuelas por todo el apartamento, canales y naylon que no daban abasto por la cantidad de filtraciones, llovía más adentro que afuera y gracias a la gestión del delegado Emilio, a quien le agradezco su preocupación y ocupación del tema, hoy trabajan en solucionar la problemática”, comenta Bertha Garzón Beltrán, moradora del 1031 en el reparto Camilo Cienfuegos en La Fe.

CAMINO A CERO GOTERAS

La edificación biplanta, construida en el ’70 del pasado siglo presentaba un gran deterioro en su cubierta, siendo un reclamo constante en las reuniones cederistas y despachos con el representante del Gobierno en la zona, pues el techo de sifore en vez de cobijar, mojaba a sus inquilinos y respectivas pertenencias, sin mencionar las consecuencias que se escurren hasta el primer piso.

El técnico de la obra, Jesús Aranda Álvarez, subraya que este tipo de construcciones se realizaron para un determinado tiempo útil, que en Cuba se alarga por la falta de recursos para edificar constantemente viviendas para la población, por ende hacen mantenimientos y algunos cambios como este para palear, en alguna medida, el deterioro constructivo de la mayoría de las edificaciones con más de 40 años de explotación.

En el proceso de demolición del edificio 1031
Foto: Marianela Bretau Cabrera

En medio de un peligroso trabajo como es derrumbar un techo estando arriba de él, la brigada conformada por 14 hombres ya colocó las losas de hormigón de doble T, luego de demoler y limpiar la estructura para la correcta ubicación de la nueva cubierta. Ahora prosigue el atesado de cemento y arena, y la impermeabilización con el tipo 10, precisó Amaury Salazar Salas, jefe de cuadrilla del grupo de acabado de la Empresa Constructora de la Isla.

“Esperamos terminar antes que culmine el mes –subrayó Salazar Salas–  todo depende de la disponibilidad de los materiales a utilizar, además sabemos que los vecinos de los dos apartamentos afectados están viviendo alquilados y en casa de familiares”.

Con el emplazamiento de este nuevo techo las goteras y filtraciones deben reducirse a cero, además de tener un período de utilidad más largo por tratarse de piezas cementadas que serán impermeabilizadas, elevando la calidad del trabajo que se realiza, según me explicó el técnico Aranda.

CONTABILIZANDO EDIFICIOS

La ingeniera Martha Abreu Correa, directora municipal de Vivienda, precisó que la inversión ronda los diez mil pesos cubanos, una cifra a precisar cuando termine la obra, la cual constituye una de las prioridades del Gobierno local a solventar por tratarse de un tema sensible en la sociedad cubana: la situación habitacional.

Abreu Correa enfatizó, además, que las áreas comunes son las prioridades de la dirección, enfrascada en realizar lo planificado para los programas de conservación y rehabilitación que comprenden los cambios de cubiertas, reparación de cisternas, sustitución de pasos de escaleras en edificios, entre otras, las cuales responden a planteamientos de la población.

En la Isla existen 631 edificios multifamiliares, de los cuales 10 serán beneficiados con la rehabilitación integral que comprende lo mencionado anteriormente, así como 45 cambios de cubierta, lo cual constituye, avances en el mantenimiento y fortalecimiento del fondo habitacional del territorio pinero.

Pronto llegará la lluvia y Bertha, en cuanto terminen de ensamblar su techo, volverá a su hogar, esperanzada de ver las gotas de agua caer afuera y no dentro de su casa, y sonriendo me dice: ¡que venga que la estoy esperando!

Isla de la Juventud
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *