¿Qué ocurre con la pintura?

“¿Pintura? Ay niña si eso hace mucho que no entra”, me dijo una señora con gesto sorprendido ante mi pregunta, en la entrada de la tienda de materiales de la construcción (conocida como el rastro) en La Fe. ¿Acaso buscaba un líquido de rara aparición y en problemas de extinción?

En ese local de ventas la dependiente me informó que desde mucho antes de diciembre de 2017 no entraba la pintura vinil, aunque alrededor de dos meses atrás vendieron de aceite en galones de diez litros de color marfil y otras tonalidades, al igual que en los establecimientos ubicados en Nueva Gerona y en La Demajagua, donde me comunicaron lo mismo.

Recuerdo que en el pasado fin de año, período en que se disparan las ventas de esa sustancia colorante en cualquier lugar de Cuba, busqué en todos los establecimientos donde la comercializan, incluyendo a las tiendas recaudadoras de divisas y solo encontré pequeños envases de aceite de esmalte azul en el rastro, pero la imaginé hallar después de cinco meses de aquella búsqueda.

Una vecina que de manera celosa pinta su casa todos los años tuvo que optar por la cal mejorada pues según ella “la pintura vinil está desaparecida y sin ánimos de aparecer, ni siquiera los revendedores la tienen”, me dijo con aire de quien ha buscado hasta en los centros “espirituales” sin obtener resultados.

Ahora después de las recientes lluvias que afectó al Municipio, la población busca insistentemente el añorado líquido en las redes comerciales, donde solo existe la pintura de las paredes del local, a lo cual el administrador de la tienda de materiales de la construcción en Gerona me dijo que se trata de un problema a nivel nacional, pues los preciados galones de esmalte de vinil se producen fuera del territorio pinero, y solamente está en venta en estos momentos la cal mejorada que produce la Empresa Geominera aquí.

Pregunté en algunos establecimientos de ventas en divisa acerca del asunto y los dependientes sin ánimos de explicar y con pocas palabras me dijeron de la ausencia prolongada de la sustancia colorante en los estantes y el desconocimiento acerca de su futura presencia.

Podríamos decir que se trata de un material de rara aparición en los mercados pineros y con problemas de extinción temporal pues en algún momento deberán desbordar los locales que la comercializan como ocurría hasta hace un tiempo, pues según mi vecina que decora año tras año las paredes de su hogar con el vinil, siempre encontró en el rastro las tonalidades de azul, marfil, verde, rosado y hasta blanco.

Existe un gran desabastecimiento de pintura de interior y exterior en las redes comerciales de la Isla, pero no nos desesperemos, la problemática es de orden nacional, así que esperemos una pronta recuperación de la producción de esa línea y que en la Isla en algún momento exista una fábrica para ello puesto que la demanda social crece cada día y disminuiríamos gastos por concepto de carga y transporte desde La Habana hacia el territorio.

Opinion
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *