¿Qué más puede hacer la familia?

Foto: Gerardo Mayet Cruz

En un frente decisivo como el ahorro unen fuerzas los Comités de Defensa de la Revolución (CDR) y la Oficina Nacional para el Control del Uso Racional de la Energía (Onure) en aras de reflexionar qué más puede hacer la familia en la actual batalla para enfrentar las carencias con algunos combustibles, y seguir con las medidas de eficiencia.

Aunque el sector residencial logra discreta reducción en el consumo de electricidad, esta no es la que aún puede alcanzarse de acuerdo con las reservas existentes en las casas, razonó Jorge Esteban Hernández Armas, director de la Onure aquí durante el barrio debate realizado con vecinos de la zona 165 de los CDR en el Consejo Popular Pueblo Nuevo.

Ejemplificó en tal sentido que si todos apagamos una lámpara de 20 W por una hora en horario de máxima demanda ahorramos más de 6 000 USD, que representa menos combustible para la nación.

Aseguró que todo lo que hagamos para el ahorro ahora, como lleva por nombre la actual campaña promovida por la institución, favorece al hogar, al transporte, al trabajo, a los amigos, al barrio y a Cuba.

En respuesta a pregunta de los cederistas, Hernández Armas explicó los esfuerzos para seguir ampliando las fuentes no convencionales o también denominadas energías alternativas para generar electricidad, ya que son ambiental y económicamente sostenibles.

Refirió las medidas implementadas en colectivos laborales para economizar al máximo y no afectar los servicios esenciales a la población, y subrayó que esta tiene la obligación de contribuir en mayor medida a la eficiencia energética requerida para reducir los impactos del recrudecimiento del bloqueo de Estados Unidos.

Con el apoyo de medios audiovisuales compartió con los participantes acciones prácticas para ahorrar en casa.

Respecto al aire acondicionado, uno de los mayores consumidores, recomendó encenderlo preferiblemente después de las diez de la noche, regularlo en el punto más alto (temperatura entre 24-26 grados Celsius) cuando enfríe la habitación, mantener las puertas y ventanas bien cerradas, así como las juntas de colocación del equipo, mientras que en cuanto al refrigerador sugirió minimizar la frecuencia y tiempo de apertura, descongelarlo y limpiarlo con sistematicidad y guardar en él alimentos cuando se enfríen.

Los debates sobre el tema continuarán efectuándose en barriadas y centros de trabajo.

Isla de la Juventud
Diego Rodríguez Molina
Diego Rodríguez Molina

Licenciado en Periodismo en la Universidad de La Habana. Tiene más de 40 años en la profesión

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *