Que lo cosechado llegue sin estorbos

La respuesta se puede encontrar con un simple recorrido por las ciudades, en especial en áreas cercanas a las bodegas, y categóricamente habría que decir No.

Para nadie es un secreto que el abastecimiento a los puntos de venta y mercados estatales es de manera intermitente con un refuerzo los días de ferias, mientras los carretilleros mantienen amplia variedad de productos del agro, pero a precios muchas veces inaccesibles.

Tuve la oportunidad de participar en las reuniones diarias que tienen lugar a las seis y treinta de la mañana en el mercado El Laurel del Consejo Popular La Fe y lo acontecido corroboró la existencia de fugas hacia los particulares, en detrimento no solo del bolsillo de los pineros, sino de la mesa familiar.

Aquí las cooperativas desempeñan un rol principal en el chequeo a sus asociados, a partir de la responsabilidad de tributar todos los días a las instalaciones expendedoras de esos productos. Pero también corresponde a las organizaciones de masa que tienen miembros con patios y parcelas vinculados con la comercialización, así como a las estructuras de Gobierno en cada demarcación, exigir y controlar el suministro de los productos previstos para las placitas.

Si bien repetimos que el autoabastecimiento territorial es tarea de la agricultura y de otros factores, lo real es que el acompañamiento dista mucho de los requerimientos actuales.

Otro hecho inesperado fue la ausencia de las administraciones de la Educación y Salud Pública en la referida cita matutina, por cuanto es allí donde podrán coordinar las cantidades de viandas, frutas y vegetales que recibirán para la alimentación de los alumnos y pacientes, respectivamente.

Las limitaciones con algunos combustibles no pueden ser una justificante para las irregularidades que afectan la comercialización de los productos agropecuarios demandados por la población.

Las cooperativas tienen la potestad de alquilar carretones para la distribución y garantizar las ventas sistemáticas de esas producciones, al igual que cada forma productiva está obligada a buscar las alternativas para asegurar que lo cosechado llegue a manos de los consumidores sin los lastres e inadecuados manejos que desvíen esos recursos o terminen ofertándose a precios exorbitantes por personas inescrupulosas e insensibles.

Con la excepción del ajo, cebolla y malanga, existen en el territorio siembras suficientes de yuca, boniato y algunas frutas para mantener una presencia adecuada en las instalaciones vendedoras.

Hace solo unos días se celebró el Día del Trabajador Agropecuario y allí se puso de manifiesto la disposición de ese sector de garantizar la alimentación del pueblo, una determinación que no puede quedar en palabras y debe traducirse en hechos y la presencia sistemática de lo cosechado con perseverancia por los productores.

Todos los actores son responsables de lograr que fluya ese abastecimiento con el mismo ahínco y naturalidad con que lo extrajeron de la tierra los laboriosos hombres y mujeres del campo.

Isla de la Juventud Opinion
Pedro Blanco Oliva
Pedro Blanco Oliva

Licenciado en Literatura y Español en la universidad Carlos Manuel de Céspedes, Isla de la Juventud. Diplomado en Periodismo con más de 40 años en la profesión

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *