¿Qué hay detrás de las máscaras?

No se trata solamente de sangre sobre el busto de Martí. Estamos ante un acto de profanación y guerra de símbolos. Cuando tres marines yanquis, en 1949, se orinaron sobre la estatua de Martí en el Parque Central, provocaron una indignación que movilizó a miles de cubanos. Ahora el manchazo viene con las manos de los que alguna vez se pusieron una pañoleta cerca de un busto de Martí.

Quebrar la imagen simbólica del Apóstol de Cuba es asegurar la desconexión con la memoria histórica. Tal hecho va relacionado a otros códigos de guerra cultural muy bien pensados.

Cuando un grupo se hace llamar Clandestinos, no solo trae a la memoria el título de una película de Fernando Pérez, con igual nombre, sino que se trata del secuestro de un símbolo de lucha antibatistiana para subvertirlo y ponerlo en función de la misma potencia que en sus buenos tiempos apoyó a la dictadura de Fulgencio Batista.

La presencia de máscaras, con la imagen del pintor Salvador Dalí, ícono de tantas irreverencias, y que fue utilizada en la serie española Casa de Papel, también entra en la escena. No falta la canción BelaCiao que sirvió de inspiración a la resistencia italiana en su lucha contra el fascismo alemán.

Estamos ante una articulada subversión de códigos y símbolos de la izquierda, al servicio de poderes hegemónicos capitalistas que promueven un cambio contrarrevolucionario: Sangre sobre el busto de Martí. Clandestinos. Máscaras para ocultar el asalto. Canción antifascista capaz de movilizar emociones libertarias. Llamamiento por las redes sociales… En todo esto hay mucho dinero, asesoría y estrategias de comunicación de guerras no convencionales.

Y una guerra cultural hay que librarla desde la cultura. Es preciso conocer los códigos y las sutilezas de los discursos hegemónicos. No se trata solo de tener limpios los sitios martianos, sino de lavarnos el alma y defender la ética del servicio al bien común. Hay otras formas de manchar a Martí.

Nos están robando los símbolos y las palabras. No todas las batallas se ganan en la barricada, sino en el profundo ejercicio de pensamiento que asegure el acercamiento entre la política y la cultura. Defender nuestra memoria histórica es también poner al viento nuestra virtud y nuestros errores.

Detrás de las máscaras hay un simulacro y una trampa. Es preciso arrancar el andamiaje de la mentira. Martí no es pan del desayuno, es árbol que está en el centro de Cuba; ombligo espiritual que viene de todas partes y hacia todas partes va; poeta que ama al sacrificio, y frente al portal de su tierra, abre los brazos a los que saben amar.

(*) Profesor de la Universidad y colaborador

Isla de la Juventud José Martí Opinion

One Reply to “¿Qué hay detrás de las máscaras?

  1. Considero que este es un artículo muy bien pensado y eslabonado por los hechos ocurridos. El profesor fue a la búsqueda de las raíces y es muy instructivo. Estoy seguro que muchos, pero muchos, no conocen el origen de estos símbolos que esos vándalos pretenden copiar. Gracias profesor por tan bello trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *