Protagonistas desde la campiña

Foto: Gerardo Mayet Cruz

A 60 años de la Primera Ley de Reforma Agraria firmada por Fidel el campesinado pinero muestra su robustez y compromiso en la producción de alimentos para el pueblo ante la arremetida imperial contra Cuba.

Lo más admirable es que ese protagonismo tiene lugar desde las mismas tierras que la Revolución nacionalizó a latifundistas y malversadores, entregó a quienes la trabajaban, electrificó, creó nuevas comunidades y llevó otros muchos derechos y beneficios entre los que no se pueden dejar de mencionar el pleno acceso a la salud, la educación, la telefonía y otros servicios que en estos últimos cinco años se mejoraron y ampliaron como parte del Plan de Desarrollo Integral (PDI) que de hecho hoy prosigue la voluntad de aquella trascendental medida que transformó para siempre la vida de nuestros campos.

El amplio proceso inversionista derivado de esa voluntad política posibilitó al campesinado contar con una infraestructura de riego sin precedente, contratar moderna maquinaria, implementos, tecnologías, servicios agropecuarios, así como disponer de otros insumos para garantizar programas básicos y hacer más eficiente el proceso productivo.

Además, los hombres y las mujeres del campo cuentan aquí con una avanzada industria conservera capaz de procesar sus producciones, en especial granos, frutales y tomate.

Los retos son grandes y la disposición de los más de 1 700 hombres y mujeres de este sector cooperativo y campesino en el territorio está ahí, en su labor cotidiana con los pies bien puestos en la tierra.

Cómo aprovechar al máximo los recursos a pesar de las limitaciones es el empeño de esos abnegados trabajadores, organizados en cooperativas de Producción Agropecuarias y de Créditos y Servicios, y afiliados a la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños, que está cumpliendo su aniversario 58 representando de forma digna a los productores y sus familias.

Los anapistas pineros, conscientes de su rol, también han potenciado, –ante el llamado reiterado del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez– la sustitución de importaciones, con énfasis en el arroz y los frijoles, en este último renglón por encima de las cuotas fijadas en la canasta familiar normada, entre otros indicadores del avance del PDI por una Isla más próspera y sostenible.

Son muchos los frentes en que dan muestras de compromiso, unidad y empeños superiores para vencer adversidades de todo tipo y seguir aportando.

De cara al XII Congreso campesino, convocado en las últimas horas, ellos hacen realidad las palabras del Maestro cuando sentenció: “La agricultura es la única fuente constante, cierta y enteramente pura de riqueza”.

La Ruta Plan de Desarrollo Integral Suplementos
Pedro Blanco Oliva
Pedro Blanco Oliva

Licenciado en Literatura y Español en la universidad Carlos Manuel de Céspedes, Isla de la Juventud. Diplomado en Periodismo con más de 40 años en la profesión

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *