Primera delegada de la Isla de la Juventud al Congreso de los CDR

Foto: Diego Rodríguez Molina

“Los cederistas en el Caolín y demás asentamientos de la zona 130 de los CDR sintieron como si fuera de ellos este reconocimiento”, confiesa la joven coordinadora de esa estructura vanguardia en diversas etapas emulativas, Yalenis Silot Navarro, delegada directa por la Isla de la Juventud al 9no Congreso de la organización y la primera de los ocho que conforman la delegación pinera a esa cita.

“Estoy muy regocijada –enfatiza emocionada esta mujer de 28 años–, porque fui seleccionada gracias a lo logrado por todo el barrio que sigue trabajando con mucho júbilo, espíritu de Congreso y la activa participación de los jóvenes no solo asumiendo cargos en la zona y sus seis CDR, sino también en las tareas dedicadas al magno evento”, convocado para septiembre venidero en La Habana.

“La entrega de la credencial y el pulóver fueron momentos inolvidables junto a mis vecinos, quienes hicieron del encuentro una fiesta, pero las otras jornadas no dejan de sorprendernos con las muestras de unidad e integración que uno aprecia en este proceso en que, además de completar los ejecutivos de dirección, logramos que estos funcionen, que es lo más importante”.

Así lo afirma esta profesora de Educación Física que en su labor comunitaria demuestra iniciativas al frente de una compleja y dispersa zona, a unos 16 kilómetros al sureste de Nueva Gerona, que abarca los caseríos rurales aledaños de Los Pinos, Cantío del Gallo y Bolivia Guerrillera hasta donde llega tanto a pie como en bicicleta en su rol de promotora natural del deporte y la cultura.

La también integrante del Destacamento Juvenil Noveno Congreso de los CDR habla con orgullo de esa fuerza que, al decir de ella, “irradia entusiasmo, compromiso con Fidel y la Historia, aportes productivos e iniciativas juveniles” y del proyecto comunitario que promueve en su comarca.

“De esta experiencia pude exponer en el primer taller nacional de ese movimiento juvenil celebrado en La Habana y cuyas actividades aquí nos han dado muy buenos resultados e impactos positivos al estrechar a vecinos y familias, promover al talento artístico y la práctica deportiva, generalizar las mejores experiencias, favorecer la recreación sana, integrarse al trabajo preventivo, contrarrestar las indisciplinas y el alcoholismo, fomentar la cooperación y estimular siempre la solidaridad”, precisa confiada en otra de las realizaciones junto a los pobladores y su pequeño e inquieto hijo que suele acompañarla a casi todas partes.

 

Isla de la Juventud
Diego Rodríguez Molina
Diego Rodríguez Molina

Licenciado en Periodismo en la Universidad de La Habana. Tiene más de 40 años en la profesión

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *