Presidente Putin: “Cerraremos las bocas sucias”, Rusia va a combatir la reescritura de la historia de la Segunda Guerra Mundial

Vladímir Putin y veteranos durante el desfile militar anual que conmemora el 74.º aniversario del triunfo de la URSS en la Gran Guerra Patria, Moscú, el 9 de mayo de 2019. Foto: Alexéi Druzhinin / Sputnik.

La colección más extensa de documentos de la Segunda Guerra Mundial, abierta a todas las personas en cualquier lugar, será creada por Moscú. Así dijo el presidente ruso Vladímir Putin, para quien se trata de “cerrar la boca sucia” de aquellos que buscan reescribir la historia para obtener ganancias a corto plazo.

De acuerdo con News Front, el mandatario prometió durante una reunión con veteranos de la Gran Guerra Patria, celebrada en San Petersburgo este sábado, que cualquier persona, rusa o no nacional, podrá acceder al archivo, incluso a través de un recurso del sitio web, y el objetivo final es desacreditar cualquier desinformación sobre el conflicto más devastador en la historia humana.

Argumentó que la creación del centro no dejaría ninguna oportunidad a quienes estén dispuestos a distorsionar la verdad sobre la guerra para sus propias necesidades políticas.

Según RT este sería el archivo más grande del mundo de documentos históricos, videos y materiales fotográficos sobre la Segunda Guerra Mundial.

“Todo se olvida, todo se borra. No podemos permitir a nadie que [esta memoria] se borre, no lo permitiremos”, ha declarado el jefe de Estado.

Cerraremos la boca inmunda de algunas figuras públicas en el extranjero, que abren la suya solo para lograr objetivos políticos a corto plazo. Los callaremos con hechos confiables y fundamentales, dijo Putin.

“Así acallaremos a aquellos que intentan reescribir la historia, tergiversarla y menospreciar el papel de nuestros padres y abuelos, nuestros héroes, que murieron defendiendo a nuestra Patria y casi a todo el mundo de la peste marrón”, ha indicado Putin en referencia a los nazis, cita RT.

El presidente planteó por primera vez esta idea durante su discurso anual sobre el estado de la nación a principios de la pasada semana, argumentando que Rusia debería combatir “mentiras descaradas e intentos de distorsionar la historia”, refiere News Front.

En San Petersburgo, Putin también dijo que Moscú debería seguir el ejemplo de Tel Aviv, que prácticamente no permite que nadie en la Tierra se olvide de los verdaderos horrores del Holocausto.

“Entre las víctimas del Holocausto, un gran número eran judíos soviéticos”, dijo, y agregó que “tampoco debemos olvidar los sacrificios de otros pueblos soviéticos, el pueblo ruso” que defendió “su patria y el mundo entero de la peste marrón”. [Del nazismo].

Las palabras del presidente ruso llegan en medio de una disputa entre Moscú y Varsovia sobre los eventos que llevaron a la Segunda Guerra Mundial. Polonia ha estado revisando la historia de ese devastador conflicto durante bastante tiempo, tratando de evitar cualquier responsabilidad relacionada con los acontecimientos durante ese período, mientras se presenta como una víctima de la agresión y la ocupación nazi y soviética.

Varsovia ha estado retirando monumentos a los soldados soviéticos que murieron mientras liberaba a la ciudad de la ocupación nazi de Alemania, y también inició una resolución del Parlamento de la UE en septiembre, que afirma que el pacto de no agresión de 1939 entre Moscú y Berlín había “allanado el camino para el brote de la segunda guerra mundial”.

Este último movimiento no le cayó bien a Moscú, que lo calificó como una falsificación de la historia. El propio Putin finalmente se unió al acalorado debate entre las dos naciones, cuando llamó a Jozef Lipski, el embajador polaco en Berlín de 1934 a 1939, “un bastardo y un cerdo antisemita”.

El presidente ruso se refirió al hecho de que el enviado había prometido a Adolf Hitler que los polacos “erigirían para él un hermoso monumento en Varsovia»”si expulsaba a todos los judíos europeos a África. Varsovia se ofendió por los comentarios de Putin, aunque nadie disputó las palabras de Lipski, que durante mucho tiempo han sido conocidas por el público.

La disputa pronto atrajo la atención internacional, ya que los embajadores de los Estados Unidos –y Alemania, de todos los países– se pusieron del lado de Polonia al respecto y argumentaron que “Hitler y Stalin se pusieron de acuerdo para comenzar la Segunda Guerra Mundial”.

Sin embargo, las políticas revisionistas de Polonia no se limitan a discutir con Rusia. Varsovia también está buscando hasta un “billón” en reparaciones de Alemania por crímenes nazis cometidos en su territorio, mientras se niega a admitir cualquier responsabilidad sobre su propio papel en crímenes cometidos contra judíos polacos durante la ocupación nazi, una postura que ha llevado a Varsovia a una hirviendo a fuego lento con Israel.

La creación de este centro histórico fue anunciada por Putin por primera vez el 15 de enero durante su discurso anual ante la Asamblea Federal (Parlamento ruso). Entonces, hizo hincapié en que Rusia debe defender la verdad sobre la Victoria en la Gran Guerra Patria y en la Segunda Guerra Mundial y confrontar “las mentiras arrogantes e intentos de reescribir la historia”.

“Para Rusia, el 9 de mayo es la fiesta más grande y sagrada”, dijo Putin. “Nuestra memoria no es solo un homenaje al pasado histórico, ella sirve a nuestro futuro, fortalece nuestra unidad”, enfatizó. “Debemos proteger la verdad sobre la Victoria, de lo contrario, ¿qué les diremos a nuestros hijos, si la mentira como una infección se extiende por todo el mundo?”, advirtió.

Mundo
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *