Preservar el color verde

Bosques-4El patrimonio forestal es una herencia que dejamos para las generaciones posteriores y la seguridad de respirar aire puro, tener madera y otros productos para el desarrollo.

 

El vivero es una garantía para la siembra

Fotos: Cortesía del citma y la Agricultura

El patrimonio forestal es una herencia que dejamos para las generaciones posteriores y la seguridad de respirar aire puro, tener madera y otros productos para el desarrollo.

A finales del 2007 la Isla contaba con 725,9 hectáreas de árboles, cifra que descendió  a 325,1 con el paso destructor de los huracanes Gustav y Ike.

Por tal motivo ha sido intensa la labor por parte de la Unidad Económica Básica (UEB) Forestal, el Cuerpo de Guardabosques, Flora y Fauna y otras entidades encargadas de sanear la superficie forestal local que abarca 153 392 hectáreas, cantidad que representa el 63,41 por ciento, respecto a la superficie total del Municipio, incluido los cayos y un 26,9 por ciento de área boscosa.

Aprovechamiento, conservación y uso sostenible son términos que se le  escuchan a la ingeniera Yaline Hernández Borrego, jefa de Silvicultura en la UEB Forestal, quien nos comentó: “A los bosques después del impacto de los huracanes se les dio limpieza sanitaria, se talaron los que se podían emplear, se realizaron labores de reforestación y para el próximo año pretendemos aumentar la cantidad de pinos, acacia y otros ejemplares representativos de la vegetación pinera, y así cumplir con los planes estratégicos y suministrar a la Empresa Eléctrica suficiente madera para aprovechar la energía biomasa”.

Al decir de Francisco Gamboa, jefe de Servicio Estatal Forestal de la delegación territorial del Ministerio de la Agricultura, el Pinus caribbean o pino macho fue una de las especies sobrevivientes a la furia de los fenómenos naturales, pero actualmente, al ser removidos desde la raíz, algunos se han ido secando, situación que lamentan los trabajadores, pues fueron largas jornadas durante tres años de poda, mantenimiento, limpia y eliminación de las plantas no deseables, y de los árboles malformados.

QUEMAS ILÍCITAS, COLILLAS Y OTRAS INDISCIPLINAS

Si algo perjudica al patrimonio forestal son los incendios, daño, que la mayoría de las veces lo propicia el ser humano. Acerca de la temática Gamboa Martínez expresó: “Es frecuente hallar colillas de cigarro y restos de fogatas creadas por cazadores ilegales; nos sorprende y preocupa cuando los desastres son provocados de manera intencional.

“Se añade a esto los 3 000 usufructuarios, de los cuales, algunos que por allí laboran  queman residuos de la cosecha y otros reducen a ceniza la hierba de los potreros. A merced de la dirección y la fuerza del viento queda incontrolable el fuego, y es ahí donde sufren las consecuencias los bosques colindantes”.

Estas actitudes son ilegales e irrumpen con las resoluciones, sin previa solicitud a las autoridades del Cuerpo de Guardabosques.

Ante esta situación, ¿cuáles son las acciones que se adoptan?

Las unidades correspondientes poseen un puesto de mando activado y 13 fincas que actúan de inmediato. El Cuerpo de Guardabosques, por su parte, contrató a 84 compañeros encargados de reportar y, si es posible, contrarrestar un incendio forestal.

Los frutales son una de las especies priorizadas

RETOS PARA CONSERVAR LOS PULMONES DE LA ISLA

El eucalipto, el pino tropical y otras especies se han adaptado a los suelos ácidos de la Isla, brindan sombra, hogar y representan una fuente de economía, sin embargo, la silvicultura enfrenta la posible extinción de la samia, pequeña planta endémica del territorio.

Sembrar más árboles de los que se talan es una manera de garantizar la existencia prolongada y el uso racional; lo que responde al Lineamiento 133 de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución: “Sostener y desarrollar investigaciones integrales para proteger, conservar y rehabilitar el medio ambiente y adecuar la política ambiental a las nuevas proyecciones del entorno económico y social… Enfatizar la conservación y uso racional de recursos naturales como los suelos, el agua, las playas, la atmósfera, los bosques y la biodiversidad, así como el fomento de la educación ambiental”.

Para el actual año se esperan plantar más de 600 000 posturas y, aunque esta acción está atrasada se puede cumplir en los meses que faltan, pues existen suficientes semillas y ya se alistan las tierras necesarias.

Una iniciativa en Cuba es sembrar dos árboles por cada uno que se corta, como una forma de preservar las reservas naturales. En nuestras manos queda la noble labor de proteger lo que constituye los pulmones de la Isla.

*Colaborador

 

Bosques-4

 

 

 

 

Comparte esta noticia:

{loadposition botonessociales}

 

{loadposition tabfinal}