Premios y menciones en evento de altura

Foto: Yesmani Vega Ávalos

Tres días, una Isla y un concurso fueron la excusa perfecta para reunir a algunas de las voces jóvenes más destacadas de las letras cubanas actuales en la jornada literaria Mangle Rojo que cerró sus puertas hasta el próximo año y lo hizo por todo lo alto.

El Premio de Poesía Mangle Rojo 2017 fue para El silencio de Job del holguinero Rubiel Alejandro González Labarta, siendo reconocido por “su revisitación a los símbolos del imaginismo patrio y por la factura total del cuaderno con un engranaje de vasos comunicantes que intensifica…” el sujeto poético”, según trascendió en la gala final.

Se concedieron dos menciones, que recayeron en Danza alrededor del fuego de Zulema Gutiérrez y Dentro de la espiral de Yamilka González, respectivamente, así como una primera mención a Distintas formas de habitar un cuerpo de la escritora Martha Acosta Álvarez.

Un total de 14 cuadernos fueron presentados en esta XXII edición que, según el jurado compuesto por los reconocidos intelectuales Nelton Pérez Martínez, Rafael Carballosa Batista y Sergio García Zamora, evidenciaron no solo la calidad de los trabajos, sino también el prestigio literario del evento.

Una vez el Mangle se reafirma como uno de los espacios de excelencia para la literatura hecha por los más jóvenes que cada año va consiguiendo más seguidores.

Cultura Isla de la Juventud
Yenisé Pérez Ramírez
Yenisé Pérez Ramírez

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *