Prefabricar programas de impacto

Como parte del Plan de Desarrollo Integral del Municipio, la Unidad Empresarial de Base de Prefabricado en la Isla de la Juventud labora en pos de cumplimentar los proyectos relacionados, sobre todo, con el mejoramiento habitacional de la vivienda y planes agrícolas de igual impacto social, económico y político.

La construcción de dos edificios multifamiliares, 10 casas del Ministerio del Interior, las escaleras de la comunidad Lino Figueredo, conocida como la 20, lozas para 45 cambios de cubiertas, así como elementos de hormigón premezclado para el polo arrocero Sábana Grande, constituyen algunas de las obras a ejecutar según el plan del presente año.

El directivo de la entidad, Julio César DonatiénDespaigne, junto a operarios y obreros directos a la producción desmontaron los aciertos y desaciertos del proceso productivo donde influyen la calidad, el estado de los equipos y a su vez, el sobrecumplimiento de lo proyectado.

Julio César Donatién director de la unidad
Foto: Yesmani Vega Ávalos

HORMIGONANDO AQUÍ Y ALLÁ

“Tenemos muchos propósitos en el 2018, sin embargo hace cinco años atrás no podíamos aspirar a eso”, comentó Julio César a los periodistas del Victoria en recorrido por el lugar, frecuentemente visitado por altos dirigentes como el Comandante de la Revolución Ramiro Valdés en sus visitas de supervisión al territorio.

Con una plantilla de 54 trabajadores, la unidad fabrica piezas de hormigón y se ocupa además, de su montaje, alternativa surgida cuando ante incumplimientos, bajos salarios, y bajas demandas, decidieron crear una brigada de arquitectura encargada de elaborar y montar lo producido, e iniciaron entonces la construcción de los parques fotovoltaicos, según relató DonatiénDespaigne.

Luego de un 2017 satisfactorio, el colectivo, a pesar de considerables roturas de sus equipos, sobrecumplió los planes, entre los que destacó el dirigidoa la Villa de los Constructores, las escaleras de la comunidad la 60, la Tarea Refuerzo (de la Defensa), la Agricultura y obras de urbanización como las aceras y contenes.

“Al cierre de este primer trimestre sobrecumplimos a un 130%. Todas las demandas para la fecha tuvieron salida como las 10 casas del Minint (módulos completos que incluyeron cimentación, columnas, paneles y lozas de cubierta) y los elementos para cercas perimetrales solicitados por Provaris”, subrayó Julio César, para una media de ingreso mensual de 90 mil pesos.

Hormigonando piezas de la cerca perimetral
Foto:Yesmani Vega Ávalos

Prosiguió el dirigente: “La construcción de dos edificios del sistema Gran Panel Cuatro, las escaleras de la comunidad de la 20, las losas prefabricadas para cambio de cubierta y su atesado, piezas para naves de gallinas ponedoras, la planta procesadora de pienso líquido y la de biogás forestal en la Empresa de Cárnicos, el futuro criadero de cocodrilos y el polo arrocero Sábana Grande son objetivos de este 2018”.

Según nos explican en la actualidad trabajan con varios sistemas constructivos: El Girón da cobertura a la producción de escaleras: los pedestales, las columnas, vigas, los pasos de escaleras y la cubierta; el Sandino es para todo tipo de vivienda, con la estructura completa y losas de techo de doble T aligeradas; y el Gran Panel Cuatro responde a los llamados edificios cuadrados.

“Hace dos años que no construimos con este sistema y ahora con los dos inmuebles a ejecutar, uno en calle 32 esquina 43 y el otro en Cocodrilo, para eliminar una cuartería y sustituir uno en derrumbe, respectivamente, volveremos a utilizarlo, una línea que muchas veces es subutilizada porque la Sandino es la más demandada”, puntualizó el máximo representante de Prefabricado.

El jefe de producción
Foto: Yesmani Vega Ávalos

INVERTIR EN CALIDAD

La producción de distintas estructuras prefabricadas no cesa, sin embargo, el estado técnico de la mayor parte del equipamiento es regular e influye en el proceso de manera sustancial, y los trabajadores buscan alternativas para no detenerse.

Fernando Nápoles Feria, jefe de producción, apuntó: “Siempre priorizamos el programa de la vivienda, cuestión importante en el país, y a pesar de las roturas y escasez de piezas de repuesto de nuestros equipos, cumplimos el plan y buscamos soluciones.

“En estos momentos (lunes, nueve de abril) tenemos los tres trombos parados y eso nos afecta, pues somos los únicos que trasladamos el hormigón hacia cualquier lugar del Municipio. En la fabricación interna utilizamos, en estos casos, la grúa pórtico para llevar el cubo con la mezcla a verter en los moldes…”.

La grúa pórtico es el corazón de Prefabricado
Foto: Yesmani Vega Ávalos

La mencionada grúa es “el corazón de Prefabricado”, la cual desmolda las piezas hormigonadas y las traslada a la zona de almacenamiento. Fue recuperada hace un año por el grupo de innovadores y racionalizadores.

Para una respuesta más inmediata ante la mencionada situación técnica, una brigada de mantenimiento de la propia unidad acciona con sus carros, la mayoría con muchísimos años de explotación, que repercuten de manera negativa.

Como parte de las inversiones que se ejecutan, debe instalarse en el presente año un Bachiplan, donde se elabora la mezcla automáticamente, “lo cual aumentaría la producción, mejoraría los servicios y la respuesta a los clientes”, acotó Julio César, quien añadió acerca de otras transformaciones:

“En el 2017 tuvimos problemas con el cargador (recoge los áridos y abastece las tolvas) e invertimos en uno, ahora nos queda terminar la cerca perimetral para resguardar mejor los materiales y arreglar dificultades del equipo digital del Bachiplan en uso, pues es un trabajo automatizado y sin embargo lo estamos haciendo manual”.

El operador de dicha tecnología, Juan Sánchez Valiente,con más de 20 años realizando este trabajo, comentó: “Los áridos deben tener buena calidad para que el proceso salga bien y no está sucediendo así, pues hay afectación con la arena lavada”, a lo cual el jefe Nápoles Feria agrega:

“Si la materia prima no tiene las condiciones requeridas, por mucho que haga el hombre, la producción no queda del todo bien.

“Además, hay problemas con los moldes, están muy envejecidos y fuera de dimensiones, lo que nos obliga a resolver continuamente estos percances y a realizar un trabajo sistemático con los obreros en aras de resolver y satisfacer al cliente”, concluyó el también experimentado en obras constructivas, Fernando Nápoles.

El laboratorio de la entidad es responsable de analizar una muestra de la obra y calificar la resistencia del hormigón; y el cliente debe recibir junto a la factura el certifico de calidad de las piezas.

Después de un recorrido por la compleja naturaleza de la prefabricación, dos elementos puntuales destacan: el arduo trabajo que con equipos deteriorados realizan sus trabajadores y las grandes producciones en las que están inmersos en pos de prefabricar programas de impacto social.

Foto: Yesmani Vega Ávalos
Isla de la Juventud La Ruta Suplementos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *