Por una mejor calidad de vida

Del primero al siete de agosto se celebra a nivel mundial la semana de la lactancia materna, con vistas a concientizar sobre la importancia de esta práctica en la calidad de vida de los bebés.

Este año, bajo el lema “Construyendo alianzas para proteger la lactancia materna: por un bien común, sin conflictos de interés”, organizaciones como la Unicef y la OMS han dado a conocer que si la mitad de los recién nacidos se nutriesen solo de leche materna hasta los seis meses, se podría salvar la vida a 823 000 niños y 20 000 mujeres cada año.

No solo este modo de alimentación es imprescindible para proporcionar al recién nacido los nutrientes que necesita, sino también porque puede prevenir las muertes por cáncer de mama, influye en el desarrollo del coeficiente intelectual de los infantes, reduce el riesgo de contraer enfermedades no transmisibles, rebaja el riesgo de obesidad y fortalece el vínculo afectivo madre-hijo.

Este 2017 se cumplen 25 años desde que comenzara a celebrarse la jornada y cada vez son más los países que se involucran en el fomento de esta práctica, aunque según datos expuestos por la OMS, ninguna nación cumple aún con los estándares recomendados.

Una vez más la ocasión es propicia para hacer el llamado a respaldar y promover la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses y complementada con alimentos inocuos hasta los dos años, meta no difícil de alcanzar si se comprende que una vida saludable comienza con la leche materna.

 

Isla de la Juventud Salud
Yenisé Pérez Ramírez
Yenisé Pérez Ramírez

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *